Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de enero, 2014

Saudade

Vos no lo sabés
pero dentro de la ternura
habitan cosas que desconozco.

Objetos que he perdido,
retirados en la sombra;
de un montón hecho un dolor
pequeño y agudo.

Vos no lo sabés
porque la ternura es así,
con brazos que se extienden
llenos de cicatrices que a veces
no parecen propios.
Y uno todo puño sobre si mismo.

Vos no lo sabés
pero mi ternura tiene un nudo
que me ahoga.

Distancias

Alguien cerca.
Su respiración.

Alguien en el viento
contra la ropa
y el dorso de los brazos.

Sobre vos su pausa,
su falta de pronunciación
en la piel.

Alguien lejos.
Su paso.

Este silencio
que no llega a ser
incomodo.

Depredación

El hombre come hombre pequeño.
Al hombre se lo come uno más grande.
Los hombres pequeños se juntan
y en su rabia están todos los años,
todo el dolor.

El hombre grande se rompe en muchos
muy, muy pequeños
que se comen a rastras la tierra.

Queda un vacío.
Una ansiedad.

Una especie de hambre
que no se va a saciar
nunca.

Apariencias

No es un reflejo
lo que te sobrevive en el agua.
Son las caras de los animales
que se han asomado
desde su más intimo lugar
pensando
ese no soy yo.

Se han ido algo rotos.
Desvaneciéndose en sus pasos.

El agua a seguido su curso hecha un pozo
en los ojos del mundo.

Paradoja

Lo ves en el bosque;
en lo que deja su espacio
y espera entre la tierra.

De quién es la rama que cae,
te preguntás.

Vos, que le tenés un nombre
al tiempo que pasa
para que todo
vuelva a ser parte del mundo.

Vos no sos nada más
que la rama
en el aire.

Naufragio

"I'm a lonely man who's in the middle of somethingThat he does not really understand"                                                          Paul McCartney

He encontrado algo de arena
en mis zapatos esta mañana.

En ellos todavía
se escucha al mar.

Me los he puesto
pensando que mis huellas
las borra el agua.

El arco y la flecha

Todo pájaro no es el mismo más que dos veces:
el primer y el último día que vuela.

Nosotros desde la orilla
también somos solo dos veces la misma persona:

la primera vez que entendemos nuestro nombre
y el día que por fin lo olvidamos.