Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de abril, 2011

Presencia

He vuelto a vos sobre la pared blanca en la que cuelga mi ropa. He dicho que nada de lo que existe en ese espacio es real. He vuelvo a vos como si volviera de la noche casi ciego. Como si tu sombra fuera más real que mi camisa o mi pantalón. Por eso me pregunto cómo me he vestido hoy, cómo me he desnudado ante la percha. Nada importa. He vuelto a vos porque me miro frente al espejo y estoy solo. Cierro los ojos y puede ser que sea la última vez que recuerde como era tu cuerpo sobre la pared blanca en la que cuelga la ropa. Esto, todo, se reduce a que no estás.

Nuevo

Abrir el procesador de texto. Crear un documento nuevo.
La página en blanco, el silencio de las teclas, la tibieza del monitor.
Escribir que abrís el procesador de texto, que creás un documento nuevo.
Las letras sobre el vacío, las pulsaciones en el teclado, la estática de la computadora.
Escribir que escribiste abrir el procesador de texto, escribir que escribiste crear un documento nuevo.
La nada, ese sudor frío en el cuello.
Dejar fuera de esta repetición que también sentías lastima por vos mismo.
Cerrar el documento.
Guardar.