Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de 2017

Extinción

Aquí nos estamos envejeciendo mientras sentimos por primera vez
a esta mano izquierda temblar
al sostener un vaso.
Ese es nuestro legado, negarnos
la descendencia, el vello púbico,
las creencias ciegas de nuestros padres.

Para que nadie repita nuestras palabras,
ni visite el cementerio con flores
traídas de Chile.
Mirame a los ojos y tengamos el consuelo
de ser una especie que se extermina
a sí misma.

Agua de río / agua de mar

Cae la lluvia río arriba.
La orilla empieza a ser corta,
el agua turbia.

Mirá el horizonte,
esos relámpagos golpean
las piedras.
Mirá tus pies,
el agua toca
tus dedos.
Mar adentro
la sal se mezcla
con la tierra;
lo sabés con la boca,
lo sentís en el cuerpo. Recordaste algo
que te duele.
Cae la lluvia río arriba.

El mar
ahora es otro.

Cuartos casi vacíos

vas a comprar una cama estrecha
para quién se acueste en ella
tenga que tenerte cerca

tener solo una sábana una cobija
para que sea la noche
y sea el frío
comprar una cama estrecha
de la que no puedan
levantarse
ni escapar

hoy
vas a dormir e imaginarlo

directo en las lozas           que son lo más cercano
          que estás de la tierra

su cuerpo late en algún lugar
y lo escuchás
vas a comprar una cama estrecha
para que se acerque y sea la noche pero ya no más este inmenso e insoportable frío

La niña

Hace frio y estamos solos.
Llueve y la música en el cielo raso
la escuchamos en el vacío del cuarto. Hace frio y estamos solos.
Atados a una almohada, recorriendo de memoria los cuerpos ausentes
que en el pasado siguen intactos.
Hace frio y estamos solos,
cada uno en su trópico,
cada uno con su manera de aceptar
que hace frio y estamos tan solos,
quebrantados, heridos, indefensos.
Es esta una nueva forma de ahogo del que apenas salimos con vida. Hace frio y estar solos es lo que menos importa. Porque este maldito frio y su tempestad son solo excusas para compadecernos profundamente.

I Put A Spell On You

la versión de Nina
Deseás ser la pausa en su respiración.
La vibración de sus vasos sanguíneos. El nombre que muerde y calla.
El nombre quieto en su memoria.
Deseás que venga y te deje repetir su nombre
por la pura inercia del ambiente.

Y la deseás.
Es ese el peso de su nombre. Vos mismo se lo has dado.

Te absorbe.
Y la deseás.

Más allá de ella misma.
Más allá de lo que vos sos.

Esta espera es lo único que existe.

Y tu deseo.

La paradoja de Schrödinger

Si las corrés, las cortinas,
van a pasar 10 años; flacos, alegres, cortos. La sucesión de estaciones
llenas de lluvia, y el frío y la sequía.
Vas a ser otra persona
y con una foto diferente
en todos los documentos personales.

No te reconocerías
pensando lo mismo que ahora:

no he pagado los recibos,
tengo que adoptar un gato
y si no abro la cortina, puedo ignorar si es de mañana

tal vez
diez minutos más.

Uróboros

Aquí para abrirnos los ojos
Sólo las cenizas se mueven.
Paul Eluard



El viento la trae. La ceniza viene de todo lugar.
Pasás un dedo y dejás en el mueble, un camino. No va
a ningún lado. No significa nada. Luego los días lo tapan
con otra capa oscura. Pero yo siempre sabré el lugar, la exactitud de tu índice, el trazo en la cocina. Despertaré en otra década por culpa de la fricción que genera esa marca. Escucharé tu risa, el portón de
esta casa y el ladrido de los perros. El viento te traerá
y te desvanecerás justo en la puerta. Qué hago con esa ceniza, qué hago si es interminable
y viene de todo lugar en el que ya no estás.

Abandono

qué es un barco al hundirse

qué pensamiento pasa por la cabeza de sus pasajeros

qué refugios crearán esas mentes para evadir

un barco en pausa
descendiendo las aguas
del océano atlántico

la urgencia que activa súbitamente todos esos cuerpos

que pierden en los recuerdos de infancia
los últimos minutos de oxigeno

OM

Todo lo que perdés esta en vos oculto.
Cuando no te quede nada
empezá buscándote.

Porque el primero
que se aleja de vos
sos vos mismo.
Todo lo que perdés
está en vos
y dejará de estar oculto.