Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de octubre, 2010

It's Alright With Me (versión Tom Waits)

It's the wrong time and the wrong place
Though your face is charming, it's the wrong face
It's not her face, but such a charming face
And it's alright with me

It's the wrong song with the wrong style
Though your smile is lovely, it's the wrong smile
It's not her smile, but such a lovely smile
That it's alright with me

You can't know how happy I am we met
I'm strangely attracted to you
There's someone I'm trying so hard to forget
Don't you wanna forget someone too

It's the wrong game with the wrong chips
Though your lips are tempting, they're the wrong lips
They're not her lips, but they're such tempting lips
That it's all right with me

It's the wrong time and the wrong place
Though your face is charming, it's the wrong face
It's not her face, but such a charming face
And it's alright with me

It's the wrong song with the wrong style
Though your smile is lovely, it's the wrong smile
It's not her smile, but a l…

Largaduración

vos amás algo que ves algo que camina
amás su distancia su brisa
vos hacés de una persona otra y la llevas oculta
amás su distancia su silencio
iniciás planes paseás a sus perros
vos tocás su boca olés su ropa intima
existen dos personas y amás
como se aman las cosas que casi son propias
en tu cabeza suelen convivir la forma en que te miran
amás su distancia su mano oculta bajo la cama
la talla de sus voces preguntándote por este día
o susurrando en el sueño tu nombre tantas veces
amás y en algún momento algo se rompe
la gente se va se muda viaja se mueve
y te queda una persona huérfana
con la que hablás hasta el cansancio
esa no te deja
esa persona que amás
su distancia
no la superás nunca

Los 68 años de mi abuelo

Frente a la casa
alguien tiró un rompecabezas,
no sé por qué me recordó a la muerte.
Estaba fuera de su caja, en la acera,
todas sus piezas esparcidas por los peatones.
Traté de encontrar cuál era su imagen.
No quise levantar nada, ni ensuciarme las manos.
Con el pie empujé por uno de sus costados
y la mujer del supermercado salió
a mirar lo que estaba sucendiendo.
Seguí directo a la parada
del autobús. Preguntándome
cómo sería, cuánto tiempo llevará
en el suelo, quién tendría el valor
de volver a armarlo.
Entonces me llegó un dolor fuerte,
un dolor sordo.
Por fin todo encajaba.
El vacío, el temblor en mis manos,
la humedad en el ambiente.