Ir al contenido principal

Entradas

Uróboros

Aquí para abrirnos los ojos
Sólo las cenizas se mueven. Paul Eluard



El viento la trae. La ceniza viene de todo lugar.
Pasás un dedo y dejás en el mueble, un camino. No va
a ningún lado. No significa nada. Luego los días lo tapan
con otra capa oscura. Pero yo siempre sabré el lugar, la exactitud de tu índice, el trazo en la cocina. Despertaré en otra década por culpa de la fricción que genera esa marca. Escucharé tu risa, el portón de
esta casa y el ladrido de los perros. El viento te traerá
y te desvanecerás justo en la puerta. Qué hago con esa ceniza, qué hago si es interminable
y viene de todo lugar en el que ya no estás.
Entradas recientes

Abandono

qué es un barco al hundirse

qué pensamiento pasa por la cabeza de sus pasajeros

qué refugios crearán esas mentes para evadir

un barco en pausa
descendiendo las aguas
del océano atlántico

la urgencia que activa súbitamente todos esos cuerpos

que pierden en los recuerdos de infancia
los últimos minutos de oxigeno

OM

Todo lo que perdés esta en vos oculto.
Cuando no te quede nada
empezá buscándote.

Porque el primero
que se aleja de vos
sos vos mismo.
Todo lo que perdés
está en vos
y dejará de estar oculto.

Holoceno

No hay nada
después de matar
a un animal.
De qué te sirve vos
la certeza de su cuerpo que se suspende sobre la inmortalidad;

ese tiempo
detenido
en sus peores horas.

La sangre, el vacío dentro de unos ojos,
el olor a pólvora.

No hay nada
pero temblás;

ya no te podrás salvar
nunca.



Goodbye Blue Sky

"Look mummy, there's an aeroplane up in the sky"

    para Wendy


Simple llega el mediodía.
Las sombras duras,
el sol alto, sin nubes.

Todo el cielo
es una mancha azul
que se traga el horizonte.

Un avión cruza esa nada
y su brillo es infinito.
El ruido de las turbinas
nos despierta.

No sé qué responder
a lo qué me preguntás;

no sé qué decir
de esa luz
que ahora nos habita.

La permanencia

Estás pensando en algo.
Mirás arriba del árbol,
te sorprenden
las hojas dobladas
por el viento.

La sombra de las ramas
se instala en tu camisa.
Ahora el viento también te dobla.

Ya no pensás
De alguna manera
es un dolor que vos
también sentís.