Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de noviembre, 2007

ElectroCandy

Después de mucho cocimiento y a falta de fuego todavia, subo mi primer cortometraje "ElectroCandy". Gracias a todos los que participaron.




Equipo:
Dirección/Guión: William Eduarte
Producción: Nicole Maynard
Arte: Lorenzo Mora /Estibaliz Solis
Sonido: Francisco Murillo / Gustavo Lizano / Marcelo Quesada
Fotografia: Marcelo Rojas / Lorenzo Mora
Edición: William Eduarte / Sasha Zuwolinsky
Diseño Grafico: Catalina Acuña
asistente de producción: Natalia Solorzano
asistente de grabación: Luis Thomas
Candy: Maria Paula
Lorena: Grettel Mena
Mauricio: Tobias Ovares

Música Propia

Cada cuerpo tiene un ritmo. Cada persona se mueve bajo una música propia que le hace accionar de manera única las válvulas cardiacas. Para algunos esa música es cercana a algo que conocemos como bolero, para otros tendrá algo más fuerte, una salsa o un rock and roll. Pero para una persona en especial que se instala de tanto en tanto en el Parque Central de Alajuela, esa música interna es la de unas maracas. No sé cómo se llama, tampoco de qué parte de Alajuela es, pero al nombrar los iconos del Parque él es uno de ellos. Por monedas el Maraquero (su nombre para esta columna) ofrece el intercambio perteneciente a una rocola: la canción que escojamos, en su voz, al ritmo de sus maracas. Por su boca se han reproducido desde José Alfredo Jiménez hasta el último éxito en la radio. Todos con su matiz y acorde al talento propio del intérprete. Inclusive atiende ocasiones especiales; canciones de boda, de cumpleaños, de aniversario pueden ser contratadas para celebrar dichas fechas. Además s…

A la par de Camilo

Hace una semana divagando por la web, me encontre con el melodrama entre Gustazo Solorzano y Adriano Corrales a raiz de la publicacion de la antologia Sostener la Palabra. A mi la verdad, estos discuciones me parecen totalmente ignorables ya que no llevan a ningun lado y usualmente son provenientes de egos lastimados o inflados. Lo curioso es que me encuentro con este comentario:
Por otra parte, SOSTENER LA PALABRA, es una antología desequilibrada si se quiere, en definitiva el autor no consigue el objetivo de ofrecer una muestra “marginal” de la poesía contemporánea. Coincido con el señor Gustavo, en que una de las formas de convertirse en maestro consiste en la alabanza. Autores como Istarú (sí pobrecita ella tan in visibilizada), Sauma, ¡Zonta! Son sólo unos cuantos ejemplos de la poca seriedad de la antología. Una cosa es publicar una antología con criterios subjetivos y sin sonrojo y otra es decir poesía contemporánea “marginal”. Jóvenes como Diego Mora y William Eduarte d…