Ir al contenido principal

A la par de Camilo


Hace una semana divagando por la web, me encontre con el melodrama entre Gustazo Solorzano y Adriano Corrales a raiz de la publicacion de la antologia Sostener la Palabra. A mi la verdad, estos discuciones me parecen totalmente ignorables ya que no llevan a ningun lado y usualmente son provenientes de egos lastimados o inflados. Lo curioso es que me encuentro con este comentario:
Por otra parte, SOSTENER LA PALABRA, es una antología desequilibrada si se quiere, en definitiva el autor no consigue el objetivo de ofrecer una muestra “marginal” de la poesía contemporánea. Coincido con el señor Gustavo, en que una de las formas de convertirse en maestro consiste en la alabanza. Autores como Istarú (sí pobrecita ella tan in visibilizada), Sauma, ¡Zonta! Son sólo unos cuantos ejemplos de la poca seriedad de la antología. Una cosa es publicar una antología con criterios subjetivos y sin sonrojo y otra es decir poesía contemporánea “marginal”. Jóvenes como Diego Mora y William Eduarte deberían aparecer junto a Camilo. No pretendo explayarme en este punto por demás evidente, sino que sugiero al señor Corrales que no se pavonee con criterios y aires de grandeza a lo “outsider” cuando lo que hace es publicar a su círculo de amigos y compinches en las cantinas.(ojo el insiste en mantener una conversación seria en una mesa con vinachos y nunca he tenido el placer de de compartir una mesa con él). La mayoría de autores que entran en la categoría de contemporáneos a excepción de Luis Chaves, si son unos perfectos desconocidos, no porque no tengan mérito sino porque no ah asumido su labor poética como tal. Así que pongámonos serios y dejemos de llorar porque quiero sentirme como un paria de la sociedad y dediquémonos a escribir y estudiar con el hueso y sobre todo, pero sobre todo, a publicar calidad
De este comentario me quedan muchas preguntas, muchas ideas encontradas. Pero la verdad, luego de unas dos semanas de digestión me parece tambien ignorable. Como todo lo que no sea poesia y hable de la poesia.

Comentarios

Julia Ardón dijo…
Ay sí, qué pereza esas varas...

que cada quien escriba lo que quiera y quien quiera se sienta con derecho a aplaudirle o no.

Pero estar "criticándolo" todo? qué se gana?
Literófilo dijo…
Recuerdo aún con este post mi estimado, cuando en Tortuguero, de venida, Camilin se llevo a GELMAN a un kinder, y cuando lo hubo presentado, dijo, poniéndose a la par: "Niños Juan Gelman es un poeta como yo", de ser así, tiene razón Solorzano decir eso, NO ESTÁ CAMILO en la antología, manda huevo...
lucho dijo…
Definitivamente, esto amerita un nuevo termino en el diccionario de costarriqueñismos: "ser un camilo rodriguez".
José A. dijo…
Mae Willis Sólido!! ya esta al lado de luminarias como Camilo Rodríguez (lease lo anterior con el tóno más irónico y sarcástico que pueda)

Cómo dicen por ahí "nadie sabe para quien trabaja", no le haga mucho caso a ese pseudo comentario crítico inlelectual, "nos ladran Sancho, señal de que avanzamos..."
Floriella dijo…
Fijo ese "señor poeta tan conocedor" que escribió el comentario NO TE HA LEIDO, mi amor...
Sirena dijo…
Suaaaaaaaaaaaaaaaaaveeeeeeeeee creo que quien escribe se refiere a Camilo Retana, no a Camilo Rodríguez... ¡no asusten!

Y sí, a mí la polémica esa me pareció patética... quien está se queja de estar y quien no está se queja de no estar... ¿qué le vamos a hacer? ¡eso se llama berrinche!
William Eduarte dijo…
segura sirena?
yo por mas que lo lei intente leer camilo retana
pero no se...
Naty dijo…
vieras yo lo que odié esa polémica.. en serio

me pareció patético el tono que agarró. si hubiera sabido ni lo publico. de hecho, me propusieron organizar el famoso coloquio, pero no quise meterme. ya era suficiente.

yo, que veo todo desde afuera porque no escribo poesía, siento que todos esos pleitos entre poetas son una lástima. tan bonita que es la poesía para que se pongan en esas varas.

ya me aguevé otra vez. ja. algún día te contaré.

Entradas más populares de este blog

Golden record

nuestra existencia se disipa en el cluster número doscientosytantos una supernova nos manda su afecto
más rápido que la luz

y nosotros

lanzamos un par de bombas atómicas sobre pueblos llenos de civiles 500 metros sobre una cancha de tenis, a medio camino entre un arsenal y una fábrica de acero

necesarias como el plástico residual en los estómagos de las ballenas
o la epidemia de sífilis provocada a esas mujeres guatemaltecas
debimos dejar precisos los monumentos de esta estupidez
la extinción diaria de 150 tipos de animales las emisiones contaminantes de los volkswagens los pastores y los que pagan su diezmo a cambio de sus promesas los pedófilos que durante décadas ocultó la iglesia católica apostólica y romana
porque los discos dorados en el voyager 1 sus 56 saludos en distintos idiomas y toda nuestra música son de un tipo de ficción que esta especie extinta no se merece

Fobos

Tal vez te acostumbraste a vivir
cerca de los aeropuertos,
dentro de su incertidumbre horaria
y el rango de contagio a ciertas enfermedades
que no saben nada del control de aduanas.
Te hiciste por dentro con el murmullo de las turbinas,
y ese motor lo has confundido siempre
con el dolor, malsano,
que además se ha hecho uno
con las cardiopatías que te inventás
al dormir con frío y sin compañía.
Tal vez te acostumbraste a la vibración
en los cristales de esta casa.
A mirar con desconfianza a los turistas
que te piden direcciones en un idioma extraño.
A no ser vos la persona en la sala de espera,
que pasa las hojas de su pasaporte para deletrear
cada país que ha visitado en los últimos 6 años.
Tal vez ahora cerrás los ojos y escuchás una explosión propagarse por la troposfera. Te sorprendés, inmóvil, sin intentar despegar
tus parpados. Atento a ese raro silencio. En las paredes, los muebles, los vasos de agua. Es un tipo de calma que nunca había
existido en tu vida.

Algo se rompe …

El nacimiento de una isla

Tus pasos te llevan.
Ha pasado la peor parte del día; el calor ha bajado
y ya no sentís esa presión
en la parte del cráneo.

Al lado el mar, tu sombra,
miles de pedazos de plástico enterrados en la arena.

Se forma el horizonte a tus pies; las huellas en el agua turban el reflejo del cielo. 
Te detenés esperando
que se vuelven a concretar sus nubes,
un pájaro, dos o tres montañas oscuras.
La marea sube
hasta que el pájaro
hace un nido en tu cabeza.

Sos la isla       y     nada   importa.