Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de julio, 2010

autoayuda

a
Esta mujer tiembla: esta mujer deshabitada de tacones altos. Mis manos son cortas, mis dientes lejanos; en mi boca no caben más palabras. Y esta mujer se estremece, esta mujer cierra los ojos como si cerrara todas las puertas del mundo. ¿cómo sé si su nombre es cierto? ¿cómo sé si su saliva no carga con su pasado o con mi memoria?
Esta mujer es una sola mientras la calque con mi propio cuerpo.

b
Este hombre me teme: este hombre sin más pertenencias que el aliento. Yo acudo a su llamado, lamo sus heridas como si su sangre fuera la cura para mis vacíos. Este hombre que cree en mi cintura como algo mas que carne. Este hombre ha desconocido todos sus sentidos bajo mis brazos. Este hombre está perdido y ya no me importa; no es el primero. Este hombre cae y me arrastra.

lacombustión

a penas nos toca el frío
esa caída de rascacielos
y azules
y las veces que estás ausente
de vos misma

yo tomo tu mano
no sé qué es el calor
te lo había dicho antes

y será porque amanece
o vos regresás
de cualquier lugar
justo a tiempo
que tu mano ya no es solo tu mano
deteniendo el desplome del mundo

es una parte del deseo
donde el calor
lo podrían definir esos dedos
la densidad de esta palma
la música hecha
en el fuego

living

viviste en un edificio
con el ruido constante de los vecinos
ese movimiento triste que parece una lengua
en el oído medio

viviste en un edificio
con su propia sequía
con un ascensor pequeño
con un pasadizo que no conectaba con nadie
con nada
todos los días la misma puerta
la perilla que activa tantas manos
a punto de las lagrimas
sobre la colcha

viviste en un edificio
con un solo código postal
con la reproducción de las especies
de alguna manera interrumpida

ese edificio
que en su reverso
podría estar lleno de cadáveres