Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de enero, 2012

Tacto

Tenés que mandarme libros
te digo
libros pequeños
que puedan llegar por correo
y no te cuesten mucho dinero
libros en los que se escriban dedicatorias
tan tristes como sus autores
libros en los que escondás a veces
la foto que te hiciste con tu nueva pareja
frente algún monumento sin nombre
pero no te olvidés de mi
ni de mandar libros llenos de palabras
ya me dirás que te gustaría
que yo conociera a tus hijos
tu calleel atardecer porteño
yo solo quiero libros
que lo digan todo
tal vez en algún momento
te pregunte sin mucha convicción
qué hubiera pasado si
y no reciba cartas tuyas por un buen tiempo
ya sea porque la encontró tu marido
o trataste de esconder las cosas
que nunca funcionaron
pero por favor
mandame libros
escribí tu nombre en ellos
dejame saber que has tocado
algo
que ahora me pertenece

Resoluciones de año nuevo

Hace tiempo
deje de fundar una familia
deje de tener una empresa
un caballo
medio saco de maíz blanco

mi casa
esta mas allá de la colina
siempre en otro lado

he llegado a una edad
en la que el tiempo pasa con prisa
como las personas

por eso ahora me detengo
y respiro

esto es lo único
que me pertenece

El eterno retorno

Todo lo que una nube dice
es quepasa;
su forma, la luz, el aire,
los aviones, un ave.
Todo lo que una nube es
son segundos,
y la memoria de esos segundos;
si es que alguien tiene un recuerdo
de una nube, de un país,
del viento que mueve los mantos blancos.
Todo lo que una nube siente
se deshace en el cielo y
desaparece lentamente.
Y sin embargo
las nubes vuelven
y sobrevuelan sobre nuestras cabezas
todos los días.

Mesa vacía

No sentir mucho
o casi nada
aunque estés
al otro lado
de la mesa
y de los cubiertos.

Tratar de comprender
por qué el cuchillo que apunta
hacia nuestro pecho
es solo un descuido,
una falla en la etiqueta
y las buenas costumbres.

No buscar tu mano
o tu cara;
la cabeza baja,
la conversación corta,
el vaso de agua intacto.

Salir temblando del edificio
aunque a penas me roce el viento.
Sentir por fin
como la punta de ese cuchillo
me ha arrebatado algo.

De alguna manera,
esto también es un descuido.

Tres formas de entender al peso

"The small things I love, have they any weight?"
Thomas Transtromer

1
El corazón es una piedra.
Su peso no es el justo,
su forma no es la correcta.
No se puede hacer
su cuerpo más liviano.

Es un riesgo.
Su peso es el cúmulo
de lo que en verdad
queremos.

2
Su peso
es como un hacha,
que parte al mundo.

Es esta
una sensación
violenta;
algo que nos asusta
de nosotros mismos.


3
El corazón cae
como un ancla contra la tierra.

Se hunden
en ese vacío
todas las cosas
que alguna vez
decidimos querer.

La muerte no parece tan lejana
ni tan terrible
en un mundo
en el que estamos solos
con el pecho
totalmente abierto
y liviano.