Ir al contenido principal

Sobre Frecuencia de Manicomio

A Verdana lo vi solo una vez, pero lo vi siempre. Una casualidad, un golpe de azar, y una calle oscura en Colonia en 1950. Estaba dibujando siluetas cerca de la Catedral, allí donde descansan los reyes magos y una leyenda dice que se esconde el demonio. Estaba Verdana solo, bebiendo con sus monstruos, y como en una noche de puentes y jinetes azules, estaba Verdana atormentando los augurios del invierno.

Yo también vi caer destruidos a las mejores mentes de mi generación, pero aun así recordaré por siempre a Verdana en cada atardecer que preceda a mi propia caída. Entre los vitrales y el sol de los tesoros de Melchor y de Gaspar, lo miraré siempre deambular perdido.

Desde aquella noche de 1950 Verdana me persigue, se hace uno con mis cosas. Me espía por los grifos de mi habitación y se vuelve una sola imagen con mis ventanas y mis rejas. Andrés Verdana me asusta. Quizás mañana o pasadomañana llame a mi teléfono y se quede en silencio, insistiendo en su eterno mensaje.

Verdana se disuelve en el mundo como la luz de la luna. Y por eso, desde ahora quedamos previendo su tragedia y la nuestra: Tendremos que despedirnos de él aun antes de disfrutar de sus poemas.

Nicolae Orescu

Comentarios

Violeta dijo…
chao amigo Verdana, dejame un par de poesías y después podés irte en paz...
(lo merezco, soy de las que recuerda cuando viniste por primera vez, con la maleta en la mano)
Antimorfina dijo…
Amé a Verdana desde la primera y única vez que lo vi, sin importarme su tormento (talvez me atraía) ni su difusión con las sombras que mis penas proyectaban.
Sí, Verdana se disuelve, pero lo hace en las lágrimas que se mezclan con mi saliva...
Orescu y Verdana están entre los padres que nunca abusaron de mí ni me obligaron a visitar al dentista. Qué alegría saber que se llevaron bien una vez para siempre en 1950.

Entradas más populares de este blog

Cuartos casi vacíos

vas a comprar una cama estrecha
para quién se acueste en ella
tenga que tenerte cerca

tener solo una sábana una cobija
para que sea la noche
y sea el frío
comprar una cama estrecha
de la que no puedan
levantarse
ni escapar

hoy
vas a dormir e imaginarlo

directo en las lozas           que son lo más cercano
          que estás de la tierra

su cuerpo late en algún lugar
y lo escuchás
vas a comprar una cama estrecha
para que se acerque y sea la noche pero ya no más este inmenso e insoportable frío

La paradoja de Schrödinger

Si las corrés, las cortinas,
van a pasar 10 años; flacos, alegres, cortos. La sucesión de estaciones
llenas de lluvia, y el frío y la sequía.
Vas a ser otra persona
y con una foto diferente
en todos los documentos personales.

No te reconocerías
pensando lo mismo que ahora:

no he pagado los recibos,
tengo que adoptar un gato
y si no abro la cortina, puedo ignorar si es de mañana

tal vez
diez minutos más.

I Put A Spell On You

la versión de Nina
Deseás ser la pausa en su respiración.
La vibración de sus vasos sanguíneos. El nombre que muerde y calla.
El nombre quieto en su memoria.
Deseás que venga y te deje repetir su nombre
por la pura inercia del ambiente.

Y la deseás.
Es ese el peso de su nombre. Vos mismo se lo has dado.

Te absorbe.
Y la deseás.

Más allá de ella misma.
Más allá de lo que vos sos.

Esta espera es lo único que existe.

Y tu deseo.