Ir al contenido principal

Las luces de la Ciudad a Oscuras

Como ha todos me han recortado la luz varias veces este mes. Volver a las candelas y al gas para la cocina ha sido un ejercicio poco atractivo; debido a mi trabajo la falta de fluido eléctrico provoca una inutilidad general en mis capacidades laborales. Alajuela ha oscuras es un pasadizo en que la gente deambula como extrañada, descubriendo luces pequeñas de utensilios antes extintos. Como tal, y sin poder emplearme en otro asunto que no sea tocar las paredes para tropezar conmigo mismo, salí una noche a ver el cielo de la provincia. Sabrán, tenemos un territorio que permite alcanzar diferentes altitudes en distancias cortas. En menos de una hora y desde Alajuela Centro me di el lujo de mirar los postes muertos, las bombillas tibias, los televisores negros sin nadie fingiendo que escucha ha alguien mientras sube el volumen del aparato. También como en las aceras, las personas se mezclaban y entre bromas y lámparas de gas hacían una representación de lo que debió ser nuestra ciudad hace muchos años.
Y desde arriba con todo apagado parecido a la cabeza de un fósforo extinto, me hizo aun mas falta la electricidad que antes. Será la costumbre de reconocerse en el desarrollo, o la noción del mismo, que perder la figura lumínica que hacemos durante la noche, traduje con mi óptica, es perder un poco algo que nos une como seres humanos. No una casa en la penumbra llena de electrodomésticos silenciosos. Más bien esa fragilidad, ese desamparo creado por la necesidad dada a un descubrimiento.
Exactamente en el momento en que se volvieron a iluminar las luciérnagas entre las calles y las urbanizaciones, supe, un poco burlándome de mi mismo, que estamos más indefensos cuando olvidamos lo dependientes que somos.

Comentarios

Floriella dijo…
Genial, genial como siempre, qué artículo tan excelente (sólo q me sobraron 3 h...)
Alicia dijo…
que ortografía carajo! pasemelos antes de publicarlos, q para algo sirva la u... (con el perdón de los pingüinos, este sí me gusta)
PD: Yo voy a hacer uno de pingüinos
lucho dijo…
jajajaja, apoyo a Alicia...
William Eduarte dijo…
tenian que ser filologos
como siempre he dicho
"desconfia de los filologos"
creo que esa frase
me ha ironizado la vida
me gusta (no miento)

Entradas más populares de este blog

Cuartos casi vacíos

vas a comprar una cama estrecha
para quién se acueste en ella
tenga que tenerte cerca

tener solo una sábana una cobija
para que sea la noche
y sea el frío
comprar una cama estrecha
de la que no puedan
levantarse
ni escapar

hoy
vas a dormir e imaginarlo

directo en las lozas           que son lo más cercano
          que estás de la tierra

su cuerpo late en algún lugar
y lo escuchás
vas a comprar una cama estrecha
para que se acerque y sea la noche pero ya no más este inmenso e insoportable frío

La paradoja de Schrödinger

Si las corrés, las cortinas,
van a pasar 10 años; flacos, alegres, cortos. La sucesión de estaciones
llenas de lluvia, y el frío y la sequía.
Vas a ser otra persona
y con una foto diferente
en todos los documentos personales.

No te reconocerías
pensando lo mismo que ahora:

no he pagado los recibos,
tengo que adoptar un gato
y si no abro la cortina, puedo ignorar si es de mañana

tal vez
diez minutos más.

Holoceno

No hay nada
después de matar
a un animal.
De qué te sirve vos
la certeza de su cuerpo que se suspende sobre la inmortalidad;

ese tiempo
detenido
en sus peores horas.

La sangre, el vacío dentro de unos ojos,
el olor a pólvora.

No hay nada
pero temblás;

ya no te podrás salvar
nunca.