Ir al contenido principal

Hail to the Thief

Tom York, integrante de la banda Radiohead, dijo del disco “Hail to the Thief”, que si tan sólo hubieran pretendido nombrarlo así parodiando la marcha de la llegada del presidente de los Estados Unidos “Hail to the Chief” y aprovechándose de la situación del momento, estarían cayendo en un acto bastante superficial para lo que intentaban comunicar.

York aclaraba que en el contexto utilizaban el título haciendo un paralelismo con lo sucedido 112 años atrás. Al igual que en la elección en que G.W. Bush quedó presidente por primera vez, en 1888 se eligió presidente a Benjamin Harrison sin contar con la mayoría del voto popular estadounidense (En EE.UU. la elección del presidente es indirecta a través de compromisarios o grandes electores).

También explicaba que “Hail to the Thief” tiene un subtítulo: “The Gloaming”(momento antes del amanecer, y antes del atardecer) aludiendo que nos aproximamos de nuevo a una Edad Media, gracias al prevalecimiento de la ultra derecha y el crecimiento de la estupidez, del miedo y la ignorancia.

Al igual que Radiohead, son varios los intelectuales como Umberto Eco, Roberto Vacca y Nicolás Berdiaeff que apuntan varios motivos por los cuales estamos viviendo una nueva Edad Media. La súper oferta de una información manipulada, la sobre población, la emigración a las ciudades, la alta xenofobia y guerras ideológicas, entre otros tópicos que demuestra esta tendencia.

Nuestro país, que no es ajeno a esta situación global, ha virado con el afónico premio Nóbel de la paz Oscar Arias Sánchez a una Costa Rica feudalista. Ejemplo concreto: el gane del Si en el referéndum mediante la manipulación de los medios, las amenazas de distintas empresas y la promesas vacías del gobierno.

Ahora para hacer prevalecer sus intenciones, movilizan cientos de antimotines a poblaciones indefensas que han levantado con su voz, sus derechos. Pero esa voz no aparece en los principales periódicos nacionales y tampoco en los noticieros.

Jorge Ángel Livraga afirma que ante esta situación, una posible solución es crear módulos de supervivencia donde se rescate todo aquello válido para si y para los demás. Y en este punto la MalaCrianza se une a todas aquellas intenciones que busquen promover la pluralidad de ideas y voces.

Por eso ponemos como ejemplos al VII Festival Internacional de Poesía, la lucha contra la homolesbofobia, la defensa del agua en Sardinal y la lucha contra la corrupción en Honduras.

Asimismo, esta MalaCrianza no se queda quieta ante tantas cosas por las cuales gritar bien alto.


William Eduarte para la MalaCrianza
Proximo Jueves 5 de Junio

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Golden record

nuestra existencia se disipa en el cluster número doscientosytantos una supernova nos manda su afecto
más rápido que la luz

y nosotros

lanzamos un par de bombas atómicas sobre pueblos llenos de civiles 500 metros sobre una cancha de tenis, a medio camino entre un arsenal y una fábrica de acero

necesarias como el plástico residual en los estómagos de las ballenas
o la epidemia de sífilis provocada a esas mujeres guatemaltecas
debimos dejar precisos los monumentos de esta estupidez
la extinción diaria de 150 tipos de animales las emisiones contaminantes de los volkswagens los pastores y los que pagan su diezmo a cambio de sus promesas los pedófilos que durante décadas ocultó la iglesia católica apostólica y romana
porque los discos dorados en el voyager 1 sus 56 saludos en distintos idiomas y toda nuestra música son de un tipo de ficción que esta especie extinta no se merece

Agua de río / agua de mar

Cae la lluvia río arriba.
La orilla empieza a ser corta,
el agua turbia.

Mirá el horizonte,
esos relámpagos golpean
las piedras.
Mirá tus pies,
el agua toca
tus dedos.
Mar adentro
la sal se mezcla
con la tierra;
lo sabés con la boca,
lo sentís en el cuerpo. Recordaste algo
que te duele.
Cae la lluvia río arriba.

El mar
ahora es otro.

Fobos

Tal vez te acostumbraste a vivir
cerca de los aeropuertos,
dentro de su incertidumbre horaria
y el rango de contagio a ciertas enfermedades
que no saben nada del control de aduanas.
Te hiciste por dentro con el murmullo de las turbinas,
y ese motor lo has confundido siempre
con el dolor, malsano,
que además se ha hecho uno
con las cardiopatías que te inventás
al dormir con frío y sin compañía.
Tal vez te acostumbraste a la vibración
en los cristales de esta casa.
A mirar con desconfianza a los turistas
que te piden direcciones en un idioma extraño.
A no ser vos la persona en la sala de espera,
que pasa las hojas de su pasaporte para deletrear
cada país que ha visitado en los últimos 6 años.
Tal vez ahora cerrás los ojos y escuchás una explosión propagarse por la troposfera. Te sorprendés, inmóvil, sin intentar despegar
tus parpados. Atento a ese raro silencio. En las paredes, los muebles, los vasos de agua. Es un tipo de calma que nunca había
existido en tu vida.

Algo se rompe …