Ir al contenido principal

Crucitas


“La verdad a cielo abierto” esta frase, acuñada por la empresa encargada de la mina en Crucitas, San Carlos, no puede dejar de producirme una gran risa histérica. Ese tipo de risa que duele días en el abdomen. Que cuando ve a gente humilde con pancartas apoyando el proyecto, se vuelve angustia. Me trae la imagen de las marchas del Sì cuando lo del T.L.C.; llenas de buses privados, de empleados obligados a su asistencia, de empresas interesadas más en su lucro que en el bienestar social.

Recuerdo también que nuestro propio presidente se dio el lujo de anunciar aquello del cambio radical que traería el tratado: sustituiríamos la bici por un carro, la moto por un avión, el andar a pie por un par de alas. Me resuenan estas promesas en las nuevas de desarrollo gracias al oro costarricense.

Lo que no dicen es que en Costa Rica una mina del mismo tipo fue cerrada en el 2007. Explotada en Miramar, Puntarenas, por una compañía canadiense como la que apoya al proyecto en Crucitas. Luego de movilizar 7 millones de toneladas de material, se toparon con graves problemas que causaron el cierre técnico de la mina. Además de dejar sin empleo a 350 personas, hasta la fecha se desconoce el verdadero impacto ecológico.

La verdad a cielo abierto no es otra que la ya sufrida. Que ya la permitida por nuestro gobierno. Mientras nos proyectamos al mundo como un paraíso tropical, seguimos cambiando la flora y la fauna por unas cuantas onzas de oro. Eso es un mal negocio. Como dirían mi abuela: “nos están metiendo cinco con hueco”.


William Eduarte para la nacion.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Cuartos casi vacíos

vas a comprar una cama estrecha
para quién se acueste en ella
tenga que tenerte cerca

tener solo una sábana una cobija
para que sea la noche
y sea el frío
comprar una cama estrecha
de la que no puedan
levantarse
ni escapar

hoy
vas a dormir e imaginarlo

directo en las lozas           que son lo más cercano
          que estás de la tierra

su cuerpo late en algún lugar
y lo escuchás
vas a comprar una cama estrecha
para que se acerque y sea la noche pero ya no más este inmenso e insoportable frío

La paradoja de Schrödinger

Si las corrés, las cortinas,
van a pasar 10 años; flacos, alegres, cortos. La sucesión de estaciones
llenas de lluvia, y el frío y la sequía.
Vas a ser otra persona
y con una foto diferente
en todos los documentos personales.

No te reconocerías
pensando lo mismo que ahora:

no he pagado los recibos,
tengo que adoptar un gato
y si no abro la cortina, puedo ignorar si es de mañana

tal vez
diez minutos más.

Holoceno

No hay nada
después de matar
a un animal.
De qué te sirve vos
la certeza de su cuerpo que se suspende sobre la inmortalidad;

ese tiempo
detenido
en sus peores horas.

La sangre, el vacío dentro de unos ojos,
el olor a pólvora.

No hay nada
pero temblás;

ya no te podrás salvar
nunca.