Ir al contenido principal

La Última Columna

Últimos, los cincuenta metros para llegar a casa. Ultimo, el abrazo antes de montarse al bus. Últimos los segundos del año viejo. Ultimo el hasta pronto cuando nos separamos. Últimos, los pasos en el aeropuerto antes de irnos. Ultimo, el olor a tabaco en la autopista. Últimos los amigos que se quedan en la vela. Ultima la moneda bajo la almohada por el último diente de leche. Ultima esta columna, este espacio que ha sido un intento por respondernos que es ser alajuelenses en épocas como esta; en que precisamente el girar de los tiempos y la maquinaria de la posmodernidad nos hacen revalorar lo que somos.

Bajo esta sensación, el fin de semana pasado me toco recorrer Alajuela desde Sarchi hasta Fraijanes. Fue una visión desde el terremoto, desde la baja general en el turismo y las exportaciones; es decir, a través del fantasma de la crisis económica en contraposición a los efectos palpables de una catástrofe natural en nuestra provincia. Gente durmiendo todavía en albergues mientras otras no saben si mañana van a tener trabajo. En esta especie de estado negativo son las mismas personas los puntos que nos hacen retomar un poco la esperanza, sea lo que sea que esto signifique.

En Fraijanes, exactamente en el restaurante Chubascos, se realizó una actividad que enlazo todos los gustos, sabores y patrones. Se llego a compartir, a dar y recibir, y sobre todo a ser gente entre la gente. Y es que es ahora que se necesita que la esperanza se convierta en acciones concretas y autenticas. Ya no son tiempos de egoísmos e individualismos; la vida nos está enseñando que solo en sociedad podemos afrontar estos problemas. Desde la solidaridad con una familia sin techo o una que empezando el año se queda sin su modo de sobrevivencia. Cada quien a su modo y a su manera, pero entendiendo que la solidaridad es a veces el valor humano más necesario.

Último y jamás, el sentirnos vencidos por las circunstancias.

William eduarte para el difunto suplemento "El Alajuelense" de lanacionencrisis

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Cuartos casi vacíos

vas a comprar una cama estrecha
para quién se acueste en ella
tenga que tenerte cerca

tener solo una sábana una cobija
para que sea la noche
y sea el frío
comprar una cama estrecha
de la que no puedan
levantarse
ni escapar

hoy
vas a dormir e imaginarlo

directo en las lozas           que son lo más cercano
          que estás de la tierra

su cuerpo late en algún lugar
y lo escuchás
vas a comprar una cama estrecha
para que se acerque y sea la noche pero ya no más este inmenso e insoportable frío

La paradoja de Schrödinger

Si las corrés, las cortinas,
van a pasar 10 años; flacos, alegres, cortos. La sucesión de estaciones
llenas de lluvia, y el frío y la sequía.
Vas a ser otra persona
y con una foto diferente
en todos los documentos personales.

No te reconocerías
pensando lo mismo que ahora:

no he pagado los recibos,
tengo que adoptar un gato
y si no abro la cortina, puedo ignorar si es de mañana

tal vez
diez minutos más.

I Put A Spell On You

la versión de Nina
Deseás ser la pausa en su respiración.
La vibración de sus vasos sanguíneos. El nombre que muerde y calla.
El nombre quieto en su memoria.
Deseás que venga y te deje repetir su nombre
por la pura inercia del ambiente.

Y la deseás.
Es ese el peso de su nombre. Vos mismo se lo has dado.

Te absorbe.
Y la deseás.

Más allá de ella misma.
Más allá de lo que vos sos.

Esta espera es lo único que existe.

Y tu deseo.