miércoles, mayo 11, 2016

Holoceno




No hay nada
después de matar
a un animal.

De qué
te sirve vos
la certeza de su cuerpo
que se suspende
sobre la inmortalidad;

ese tiempo
detenido
en sus peores horas.

La sangre, el vacío
dentro de unos ojos,
el olor a pólvora.

No hay nada
pero temblás;

ya no te podrás salvar
nunca.



No hay comentarios.: