Ir al contenido principal

En Fila con los Extraños

Nueve de la mañana. La fila del banco en Alajuela Centro es larga y los que están delante y atrás no pueden esperar más su aguinaldo. Como décimo noveno en orden, también respiro la impaciencia y clavo los ojos en los que en las cajas, se tardan demasiado. Nueve y veinte de la mañana. Un cajero se fue. Algunas personas adelante una señora mayor habla con lo que parece ser su nieta; la joven contesta aunque tenga que repetir varias veces a su abuela. Nueve y cuarenta y siente. La señora ha pasado a la caja, con su nieta para que la ayude en las cajas preferenciales. Diez y diez de la mañana. Alcanzo el tercer lugar en cuanto a proximidad con mi dinero mientras observo como la señora se debate con el cajero sobre la decisión correcta con sus ahorros: sacarlos o dejar la mitad. Su nieta trabaja como una especie de traductora, intercambiando las frases del empleado y las de su abuela. En este momento tienen la atención de la mayoría de los presentes. Noto reacciones que para mi sorpresa cambian la seriedad y los ceños fruncidos por algo mas perteneciente a estas épocas, comprensión y hasta empatía con la situación de las dos mujeres. Diez y treinta y cinco. Fuera ya en el parque, vuelvo a ver a la señora con su nieta en medio de las palomas. En el instante que las veo el cajero que las atendió pasa y ella lo saluda con la mano. Quiero pensar que eso es Alajuela, un lugar donde todavía se puede comprender a los extraños.

para el Alajuelense, supuestamente (si tengo nuevo trabajo)

Comentarios

EricJ dijo…
joder, que ser alajuelense es una virtú'
Grande la gente en disposición de comprender que el tiempo de la vejez es un tiempo distinto.
lalajuelense dijo…
en serio saludaron al cajero?? parece demasiado bueno para ser cierto... jaja
ta tuanis, mae. ta tuanis.
lucho dijo…
ya me dieron ganas de irme pa la liga.

Entradas más populares de este blog

Cuartos casi vacíos

vas a comprar una cama estrecha
para quién se acueste en ella
tenga que tenerte cerca

tener solo una sábana una cobija
para que sea la noche
y sea el frío
comprar una cama estrecha
de la que no puedan
levantarse
ni escapar

hoy
vas a dormir e imaginarlo

directo en las lozas           que son lo más cercano
          que estás de la tierra

su cuerpo late en algún lugar
y lo escuchás
vas a comprar una cama estrecha
para que se acerque y sea la noche pero ya no más este inmenso e insoportable frío

La paradoja de Schrödinger

Si las corrés, las cortinas,
van a pasar 10 años; flacos, alegres, cortos. La sucesión de estaciones
llenas de lluvia, y el frío y la sequía.
Vas a ser otra persona
y con una foto diferente
en todos los documentos personales.

No te reconocerías
pensando lo mismo que ahora:

no he pagado los recibos,
tengo que adoptar un gato
y si no abro la cortina, puedo ignorar si es de mañana

tal vez
diez minutos más.

Holoceno

No hay nada
después de matar
a un animal.
De qué te sirve vos
la certeza de su cuerpo que se suspende sobre la inmortalidad;

ese tiempo
detenido
en sus peores horas.

La sangre, el vacío dentro de unos ojos,
el olor a pólvora.

No hay nada
pero temblás;

ya no te podrás salvar
nunca.