Ir al contenido principal

RAREZaS

De Buitre, un duelo de freaks. Ya que nos conocemos desde que el tiempo tiene cuerda, creo muy posible un empate tecnico, aunque como explico mas adelante, me gustaria pensar que le llevo cierta ventaja. Insoportablemente, descubri algunas cosas con este ejercicio narcicista. Agradezco eso. Tambien advierto, lo siguiente es un ejercicio puramente propio, sin merecimiento de su lectura. Ahora que lo veo, se podria empezar por el 6. Pero nada. Adelante.

1) El ego. Puedo decir que gozo de un ego bastante peculiar, bastante extraño. Algo asi como un amuleto diferencial contra el resto del mundo. Es como un diminutivo para el colectivo. Aunque usualmente sirve de señuelo, me sirve también para hacerle creer a la gente, que yo, “no me la creo”. Al fin de cuentas, uno tiene que darse valer, es el único que sabe venderse bien, es el que sabe que tan buena esta la mercancía.

2) El pelo. Con el don de expresarme emocionalmente a través de la cabellera, resulta extraño que andarlo corto, o largo o desordenado no delaten algo de lo que este pasando en mi vida. A veces hasta ambiguo es. Porque últimamente, me gusta andarlo corto. Antes, andarlo corto quería decir el inicio de algo o el final de algo. Ahora no se. Ahora puede ser pura necesidad de lucir joven. O tal vez, o tal vez.

3) No soporto que no me saluden. Y peor que no me saluden, odio que me saluden como si fuera cualquier persona (si es que no soy cualquier persona). Digamos, si vos pasas a mi lado, y solo alzas la mano, sin ni siquiera parar un segundo, gastar tu día con un abrazo o una pregunta ornamental, muy posiblemente algo, un puente o una fotografía dentro mío se quiebra a pedazos.

4) Soy un frustrado. No soy poeta, no soy músico, no soy escritor, no soy editor, no soy fotógrafo, no soy periodista, no soy un comerciante, no soy un buen hombre ni uno malo. No soy sencillo, no soy tan complicado. No soy un videasta ni pretendo ser un cineasta. No soy emocionalmente cerrado pero tampoco soy abierto. No soy cómico, pero tampoco aburro, no soy carismático. De definición mediocre, pero tratándose de sacar ese diccionarismo de la cabeza.

5) Tengo ciclos. Me aficiono a las cosas por epocas. Soy un vicioso de tiempos marcados. Y cuando estoy en alguna, tengo que saberlo todo, escucharlo todo, verlo todo. Ahora estoy con el cine. Apasionado totalmente. Cuando me baja la fiebre, siempre me quedan pasadas a las cuales recurro para seguir aprendiendo. A mi me gusta aprender, pero no en universidades, yo amo el aprendizaje de la calle. Odio las aulas. Aunque ahora soy fanático de un curso, Edición, con un español de apellido Veiga.

6) Esta es mi rareza, en realidad, creo que las otras son contrastes que reconozco solo ahora. Mi rareza es querer ser raro. El loco, el diferente. Y por consiguiente, dependiendo con quien este, acomodo mi rareza a su costumbre. ¿Qué me gusta llamar la atención? Puede ser. Solo se, que entre normal y diferente, me quedo en el extremo donde solo se reconocen los huéspedes de un manicomio.

Comentarios

Pues sí se aprenden muchas cosas.

Aprendí que mis rarezas, las más járcor, todavía no quiero enseñarlas.
Floriella dijo…
Un raro y rico-archi-delicioso hombre es lo que sos, eso.
lucho dijo…
Es cierto. A fin de cuentas, son estas -entre otras- las cosas que te hacen ser como sos. Un ser humano unico.
Nat dijo…
uy lo del punto 4 me pasa a mí. Odio no sentirme como que encajo en algo, en una definión, una profesión, una palabra. Y es por la misma mierda de tener que decidirse quién es uno por medio de las palabras.
elopio dijo…
Yo soy de los que saludan de largo. Nada personal, sólo que siempre voy tarde. Entonces, por las no saludadas pasadas y probablemente futuras, paso a saludar por aquí.
Como no tiene ni idea de quién soy, dejemoslo en just another reader.
Madrigoloide dijo…
Que rarezas más raras. Como que esta de moda esta cadenita, lo cierto es que me tiene un poco harto. Pero tus rarezas se llevan el premio por profundas

Entradas más populares de este blog

Golden record

nuestra existencia se disipa en el cluster número doscientosytantos una supernova nos manda su afecto
más rápido que la luz

y nosotros

lanzamos un par de bombas atómicas sobre pueblos llenos de civiles 500 metros sobre una cancha de tenis, a medio camino entre un arsenal y una fábrica de acero

necesarias como el plástico residual en los estómagos de las ballenas
o la epidemia de sífilis provocada a esas mujeres guatemaltecas
debimos dejar precisos los monumentos de esta estupidez
la extinción diaria de 150 tipos de animales las emisiones contaminantes de los volkswagens los pastores y los que pagan su diezmo a cambio de sus promesas los pedófilos que durante décadas ocultó la iglesia católica apostólica y romana
porque los discos dorados en el voyager 1 sus 56 saludos en distintos idiomas y toda nuestra música son de un tipo de ficción que esta especie extinta no se merece

Fobos

Tal vez te acostumbraste a vivir
cerca de los aeropuertos,
dentro de su incertidumbre horaria
y el rango de contagio a ciertas enfermedades
que no saben nada del control de aduanas.
Te hiciste por dentro con el murmullo de las turbinas,
y ese motor lo has confundido siempre
con el dolor, malsano,
que además se ha hecho uno
con las cardiopatías que te inventás
al dormir con frío y sin compañía.
Tal vez te acostumbraste a la vibración
en los cristales de esta casa.
A mirar con desconfianza a los turistas
que te piden direcciones en un idioma extraño.
A no ser vos la persona en la sala de espera,
que pasa las hojas de su pasaporte para deletrear
cada país que ha visitado en los últimos 6 años.
Tal vez ahora cerrás los ojos y escuchás una explosión propagarse por la troposfera. Te sorprendés, inmóvil, sin intentar despegar
tus parpados. Atento a ese raro silencio. En las paredes, los muebles, los vasos de agua. Es un tipo de calma que nunca había
existido en tu vida.

Algo se rompe …

El nacimiento de una isla

Tus pasos te llevan.
Ha pasado la peor parte del día; el calor ha bajado
y ya no sentís esa presión
en la parte del cráneo.

Al lado el mar, tu sombra,
miles de pedazos de plástico enterrados en la arena.

Se forma el horizonte a tus pies; las huellas en el agua turban el reflejo del cielo. 
Te detenés esperando
que se vuelven a concretar sus nubes,
un pájaro, dos o tres montañas oscuras.
La marea sube
hasta que el pájaro
hace un nido en tu cabeza.

Sos la isla       y     nada   importa.