Ir al contenido principal

50 m. al Sur del Morera

4 años

De fútbol sabía que a mi madre le gustaba el morado y a mi abuelo el rojinegro. Como él fue el primero en comprarme un uniforme me quedé con el equipo de Rigoberto Eduarte. Con la vestimenta y una bandera de 50 colones ingresé por primera vez al Alejandro Morera Soto. Media hora después exigía una corneta entre los gritos de la afición del lado de sombra. Todavía estaba muy pequeño para entender lo que pasaba en la cancha. Menos para comprender que la corneta tenía los colores del rival de turno.

8 años

Mientras en la entrada mi abuelo se enojaba con el policía por quitarme la bandera, yo empezaba a ver con otros ojos las graderías llenas de gente, el zacate marcado con líneas blancas y el rumor de un estadio en el que se concentran los deseos de una provincia. Como todos, en algún momento quise ser jugador de fútbol.

11 años

Pisar la grama del Alejandro Morera es muy parecido a un álbum de fotos. Inmediatamente vienen Errold Daniels, Cuca Herrera, Macho Agüero, Gerardo Cavaría, Mauricio Montero, confirmando su paso por el mundo. Ya después de pasar por los mosquitos como defensa derecho supe que mi futuro no estaba en la LDA.

17 años

Ir con mi abuelo al estadio, más que una tradición era una confirmación de algo que nos une más allá de la sangre. El medio tiempo no se puede quedar sin el fresco de frutas y el pastelillo de papa que compartíamos en las gradas.

21 años

Este fue el último año que fui al estadio con mi abuelo. Creo que para él ya le resultaba pesado ir con un nieto algo mayor que le seguía pidiendo helados a los vendedores. Puede que a los dos nos hiciera falta; ir después con amigos era un poco distinto. Murió en el 2005 por problemas del corazón. En el sector de sombra, era de los que mas se enojaba cuando fallaban un gol. Ahora que van a hipotecar el estadio, me pregunto cuanto les darán por el recuerdo de mi abuelo silbándole al arbitro.


william eduarte para la nacion

Comentarios

Nat dijo…
Excelente Will.
Gracias por inyectarle aire a la gangrena. Porque la carne descompuesta también tiene su corazoncito.

Y que lindos tus recuerdos.
lucho dijo…
esta muy chiva
Literófilo dijo…
Me recuerdo de Omar Arrollo, era mi idolo, luego me recuerdo cuando llegó Miso, ay me diste en mi corazoncito rojinegro, grande Liga
Julia Ardón dijo…
Te cuento yo cuándo pisé por vez primera el Morera? la cancha, el zacate?
La noche en que lo bautizaron con el nombre de mi abuelo Alejandro. Yo tenía como 6 años y no lo olvido.
Luego fui a rendir homenaje a un ataúd que contenía los restos de mi abuelo, que le dio una vuelta a la cancha...hace poco volvimos a recibir un homenaje para él.
El Estadio Alejandro Morera Soto es un digno homenaje a un hombre bueno, sencillo, humilde, decente...una persona maravillosa que me contó mil y un cuentos, me chineó como pocos, me espantó al primer noviecillo que tuve porque nos encontró dándonos un beso y muchas veces lavó los platos de la comida cuando a mi me tocaba...siempre tuvo el pelo como el alma: blanco, blanco...

Me hiciste llorar con este post, porque me reencontré con él leyendo sobre tu abuelo.

Gracias.
Floriella dijo…
Ay buuuuu, mi amor... Me hiciste llorar.
PS: Demasiado, demasiado, demasiado bueno.
Malasombra dijo…
Grande la Liga, el Estadio,tu texto; y todavia, al fondo, mas grande tu abuelo.

Saludos!

Entradas más populares de este blog

Golden record

nuestra existencia se disipa en el cluster número doscientosytantos una supernova nos manda su afecto
más rápido que la luz

y nosotros

lanzamos un par de bombas atómicas sobre pueblos llenos de civiles 500 metros sobre una cancha de tenis, a medio camino entre un arsenal y una fábrica de acero

necesarias como el plástico residual en los estómagos de las ballenas
o la epidemia de sífilis provocada a esas mujeres guatemaltecas
debimos dejar precisos los monumentos de esta estupidez
la extinción diaria de 150 tipos de animales las emisiones contaminantes de los volkswagens los pastores y los que pagan su diezmo a cambio de sus promesas los pedófilos que durante décadas ocultó la iglesia católica apostólica y romana
porque los discos dorados en el voyager 1 sus 56 saludos en distintos idiomas y toda nuestra música son de un tipo de ficción que esta especie extinta no se merece

Fobos

Tal vez te acostumbraste a vivir
cerca de los aeropuertos,
dentro de su incertidumbre horaria
y el rango de contagio a ciertas enfermedades
que no saben nada del control de aduanas.
Te hiciste por dentro con el murmullo de las turbinas,
y ese motor lo has confundido siempre
con el dolor, malsano,
que además se ha hecho uno
con las cardiopatías que te inventás
al dormir con frío y sin compañía.
Tal vez te acostumbraste a la vibración
en los cristales de esta casa.
A mirar con desconfianza a los turistas
que te piden direcciones en un idioma extraño.
A no ser vos la persona en la sala de espera,
que pasa las hojas de su pasaporte para deletrear
cada país que ha visitado en los últimos 6 años.
Tal vez ahora cerrás los ojos y escuchás una explosión propagarse por la troposfera. Te sorprendés, inmóvil, sin intentar despegar
tus parpados. Atento a ese raro silencio. En las paredes, los muebles, los vasos de agua. Es un tipo de calma que nunca había
existido en tu vida.

Algo se rompe …

El nacimiento de una isla

Tus pasos te llevan.
Ha pasado la peor parte del día; el calor ha bajado
y ya no sentís esa presión
en la parte del cráneo.

Al lado el mar, tu sombra,
miles de pedazos de plástico enterrados en la arena.

Se forma el horizonte a tus pies; las huellas en el agua turban el reflejo del cielo. 
Te detenés esperando
que se vuelven a concretar sus nubes,
un pájaro, dos o tres montañas oscuras.
La marea sube
hasta que el pájaro
hace un nido en tu cabeza.

Sos la isla       y     nada   importa.