Ir al contenido principal

Postales en Diciembre

(1)
En la tienda por departamentos una niña busca su nombre. Leyendo despacio cada vocal-consonante pasa por los nombres de otros niños hasta que encuentra uno muy parecido al suyo. Quita el papel del árbol de navidad y transporta el tesoro al departamento de ropa intima. La niña cree que existe una recompensa entre la sorpresa de su madre y la reacción inmediata. La madre la conduce a la sección de juguetes, le deja escoger algo que le guste. Luego la lleva de nuevo al árbol. Le explica del por qué del árbol y le da dos opciones: dejarse el juguete o darle el regalo a otra niña con su mismo nombre.
Es lógico pensar que va a tomar el presente, pero la niña nos sorprende con la lógica propia de los ocho años: “ese nunca fue mi nombre”.

(2)
La fila del cajero es casi tan extensa como las presas en el centro por culpa de la casi remodelación vial de Alajuela. La mayoría aprovechando el acumulado en su cuenta gracias al aguinaldo, saca dinero para compras.
Paciente un mendigo se queda en la esquina, extiende su mano cuando los afortunados del cajero siguen su camino a las tiendas. Al parecer, la gente con dinero se siente culpable ante los que no lo tienen.
El mendigo al finalizar la tarde, tiene su propio aguinaldo.

(3)
Las personas necesitamos que la navidad esté repleta de cosas propias. Nuestro árbol de navidad de plástico o de vivero, nuestro portal con dinosaurios y aserrín en vez de lana, nuestros tamales de masa del mercado central. Porque lo propio tiene una confección que va mas allá de la procedencia y va más acá a la forma en que adaptamos lo que no nos pertenece.
Como los músicos andinos en el parque, tocando villancicos para un público que repite el coro con acento peruano.

William Eduarte para la Nación

Comentarios

Estúpida Naviblah.

Estúpida, estúpida, estúpida.

Debería dejarnos en paz la Santa Clos and Co.
james dijo…
no soy muy partidario de las celebraciones en general y con más razón en estas épocas.

Sin embargo estos paseos virtuales por la liga me acercan cada vez más al lugar físico que siento más mío aunque a veces no me siento de él o al revés.

Gracias por el viaje bro!. buena nota.
José A. dijo…
A ver, para continuar con lo que paree ser el clamor del pueblo, a mi tampoco me gusta mucho eso del "Chrismast"; pero admito que es un buen tiempo para ver a la família y los amigos, divertirse un rato, y en mi caso personal ALEJARME UN RATO DE ESTE EMBROLLO KAFKIANO al que llamo trabajo...
Anónimo dijo…
hello, i emailed you but got an error. anyway here's the reg cleaner i uses, this shit is good, don't stay without protection!
Anónimo dijo…
Hi, this is not so related to your page, but it is the site you asked me 1 month ago about the abs diet. I tried it, worked well. Well here is the site

Entradas más populares de este blog

Golden record

nuestra existencia se disipa en el cluster número doscientosytantos una supernova nos manda su afecto
más rápido que la luz

y nosotros

lanzamos un par de bombas atómicas sobre pueblos llenos de civiles 500 metros sobre una cancha de tenis, a medio camino entre un arsenal y una fábrica de acero

necesarias como el plástico residual en los estómagos de las ballenas
o la epidemia de sífilis provocada a esas mujeres guatemaltecas
debimos dejar precisos los monumentos de esta estupidez
la extinción diaria de 150 tipos de animales las emisiones contaminantes de los volkswagens los pastores y los que pagan su diezmo a cambio de sus promesas los pedófilos que durante décadas ocultó la iglesia católica apostólica y romana
porque los discos dorados en el voyager 1 sus 56 saludos en distintos idiomas y toda nuestra música son de un tipo de ficción que esta especie extinta no se merece

Fobos

Tal vez te acostumbraste a vivir
cerca de los aeropuertos,
dentro de su incertidumbre horaria
y el rango de contagio a ciertas enfermedades
que no saben nada del control de aduanas.
Te hiciste por dentro con el murmullo de las turbinas,
y ese motor lo has confundido siempre
con el dolor, malsano,
que además se ha hecho uno
con las cardiopatías que te inventás
al dormir con frío y sin compañía.
Tal vez te acostumbraste a la vibración
en los cristales de esta casa.
A mirar con desconfianza a los turistas
que te piden direcciones en un idioma extraño.
A no ser vos la persona en la sala de espera,
que pasa las hojas de su pasaporte para deletrear
cada país que ha visitado en los últimos 6 años.
Tal vez ahora cerrás los ojos y escuchás una explosión propagarse por la troposfera. Te sorprendés, inmóvil, sin intentar despegar
tus parpados. Atento a ese raro silencio. En las paredes, los muebles, los vasos de agua. Es un tipo de calma que nunca había
existido en tu vida.

Algo se rompe …

El nacimiento de una isla

Tus pasos te llevan.
Ha pasado la peor parte del día; el calor ha bajado
y ya no sentís esa presión
en la parte del cráneo.

Al lado el mar, tu sombra,
miles de pedazos de plástico enterrados en la arena.

Se forma el horizonte a tus pies; las huellas en el agua turban el reflejo del cielo. 
Te detenés esperando
que se vuelven a concretar sus nubes,
un pájaro, dos o tres montañas oscuras.
La marea sube
hasta que el pájaro
hace un nido en tu cabeza.

Sos la isla       y     nada   importa.