Ir al contenido principal

Postales en Diciembre

(1)
En la tienda por departamentos una niña busca su nombre. Leyendo despacio cada vocal-consonante pasa por los nombres de otros niños hasta que encuentra uno muy parecido al suyo. Quita el papel del árbol de navidad y transporta el tesoro al departamento de ropa intima. La niña cree que existe una recompensa entre la sorpresa de su madre y la reacción inmediata. La madre la conduce a la sección de juguetes, le deja escoger algo que le guste. Luego la lleva de nuevo al árbol. Le explica del por qué del árbol y le da dos opciones: dejarse el juguete o darle el regalo a otra niña con su mismo nombre.
Es lógico pensar que va a tomar el presente, pero la niña nos sorprende con la lógica propia de los ocho años: “ese nunca fue mi nombre”.

(2)
La fila del cajero es casi tan extensa como las presas en el centro por culpa de la casi remodelación vial de Alajuela. La mayoría aprovechando el acumulado en su cuenta gracias al aguinaldo, saca dinero para compras.
Paciente un mendigo se queda en la esquina, extiende su mano cuando los afortunados del cajero siguen su camino a las tiendas. Al parecer, la gente con dinero se siente culpable ante los que no lo tienen.
El mendigo al finalizar la tarde, tiene su propio aguinaldo.

(3)
Las personas necesitamos que la navidad esté repleta de cosas propias. Nuestro árbol de navidad de plástico o de vivero, nuestro portal con dinosaurios y aserrín en vez de lana, nuestros tamales de masa del mercado central. Porque lo propio tiene una confección que va mas allá de la procedencia y va más acá a la forma en que adaptamos lo que no nos pertenece.
Como los músicos andinos en el parque, tocando villancicos para un público que repite el coro con acento peruano.

William Eduarte para la Nación

Comentarios

Estúpida Naviblah.

Estúpida, estúpida, estúpida.

Debería dejarnos en paz la Santa Clos and Co.
james dijo…
no soy muy partidario de las celebraciones en general y con más razón en estas épocas.

Sin embargo estos paseos virtuales por la liga me acercan cada vez más al lugar físico que siento más mío aunque a veces no me siento de él o al revés.

Gracias por el viaje bro!. buena nota.
José A. dijo…
A ver, para continuar con lo que paree ser el clamor del pueblo, a mi tampoco me gusta mucho eso del "Chrismast"; pero admito que es un buen tiempo para ver a la família y los amigos, divertirse un rato, y en mi caso personal ALEJARME UN RATO DE ESTE EMBROLLO KAFKIANO al que llamo trabajo...
adam brown dijo…
hello, i emailed you but got an error. anyway here's the reg cleaner i uses, this shit is good, don't stay without protection!
adam brown dijo…
Hi, this is not so related to your page, but it is the site you asked me 1 month ago about the abs diet. I tried it, worked well. Well here is the site

Entradas más populares de este blog

Cuartos casi vacíos

vas a comprar una cama estrecha
para quién se acueste en ella
tenga que tenerte cerca

tener solo una sábana una cobija
para que sea la noche
y sea el frío
comprar una cama estrecha
de la que no puedan
levantarse
ni escapar

hoy
vas a dormir e imaginarlo

directo en las lozas           que son lo más cercano
          que estás de la tierra

su cuerpo late en algún lugar
y lo escuchás
vas a comprar una cama estrecha
para que se acerque y sea la noche pero ya no más este inmenso e insoportable frío

La paradoja de Schrödinger

Si las corrés, las cortinas,
van a pasar 10 años; flacos, alegres, cortos. La sucesión de estaciones
llenas de lluvia, y el frío y la sequía.
Vas a ser otra persona
y con una foto diferente
en todos los documentos personales.

No te reconocerías
pensando lo mismo que ahora:

no he pagado los recibos,
tengo que adoptar un gato
y si no abro la cortina, puedo ignorar si es de mañana

tal vez
diez minutos más.

Holoceno

No hay nada
después de matar
a un animal.
De qué te sirve vos
la certeza de su cuerpo que se suspende sobre la inmortalidad;

ese tiempo
detenido
en sus peores horas.

La sangre, el vacío dentro de unos ojos,
el olor a pólvora.

No hay nada
pero temblás;

ya no te podrás salvar
nunca.