Ir al contenido principal

De Turno

O la pequeña historia de cómo en Fraijanes es diferente la fuerza gravitacional


Él se mira en el espejo otra vez, aplasta con su mano uno que otro pelo que se resiste a la gomina*1. Ella ya va a pasar por su casa en la moto del hermano; el descenso hasta el pueblo es largo y es una buena oportunidad de abrazarla con el pretexto del movimiento. Mientras bajan él se aferra a la idea de conseguirle un peluche del turno.

En el lugar él no sabe como impresionarla, si con los dardos o con el tragamonedas que promete diez mil colones. Así que en una decisión poco acertada, opta por el tour de los juegos de azar y puntería. La ruleta es el primer intento, la forma en que se establece la suerte le es llamativa. Tal vez le podría ser suficiente espectáculo la cabra de plástico que indica el ganador sobre la ruleta, a pesar de los quinientos apostados al cuadro de la liga y perdidos en el color celeste. Veinte minutos después y con la billetera más espaciosa que antes, él intenta derribar los últimos dos pines que lo distancian de un peluche o el ridículo. Ella propone el karaoke sin ser escuchada. Justo en el lanzamiento ella se cansa de tanta hormona y lo conduce directamente a la atracción principal del turno.

Él hipnotizado la ve entre las luces y el televisor interpretando a Shakira. Poco sigue la letra dentro de la mirada de ella, que canta como si el toldo estuviera vacío. En ese momento sabe que la bolita sigue en el aire y que es el hombre con más suerte en Fraijanes.


*1 Lease Plastigel /gracias julita/

William Eduarte para la Nacion (El Alajuelense)

Comentarios

Julia Ardón dijo…
qué divino...hermosísimo, Will...pero voy a pecar de metiche...si le cambia la palabra "gomina" por "plastigel" le quedaría perfecto.

¿ me perdona por decírselo?

Es que soy de Alajuela...
sorry
Soma dijo…
toda la razon julita
no se como se me fue esa palabra
gracias
Alicia dijo…
Un poquito adolorida he de admitir que es lo más hermoso que ha escrito para el alajuelense. A esto me refería cuando le comentaba q sus columnas son mejores cuando se dejaba involucrar.Abrazo

Entradas más populares de este blog

Golden record

nuestra existencia se disipa en el cluster número doscientosytantos una supernova nos manda su afecto
más rápido que la luz

y nosotros

lanzamos un par de bombas atómicas sobre pueblos llenos de civiles 500 metros sobre una cancha de tenis, a medio camino entre un arsenal y una fábrica de acero

necesarias como el plástico residual en los estómagos de las ballenas
o la epidemia de sífilis provocada a esas mujeres guatemaltecas
debimos dejar precisos los monumentos de esta estupidez
la extinción diaria de 150 tipos de animales las emisiones contaminantes de los volkswagens los pastores y los que pagan su diezmo a cambio de sus promesas los pedófilos que durante décadas ocultó la iglesia católica apostólica y romana
porque los discos dorados en el voyager 1 sus 56 saludos en distintos idiomas y toda nuestra música son de un tipo de ficción que esta especie extinta no se merece

Agua de río / agua de mar

Cae la lluvia río arriba.
La orilla empieza a ser corta,
el agua turbia.

Mirá el horizonte,
esos relámpagos golpean
las piedras.
Mirá tus pies,
el agua toca
tus dedos.
Mar adentro
la sal se mezcla
con la tierra;
lo sabés con la boca,
lo sentís en el cuerpo. Recordaste algo
que te duele.
Cae la lluvia río arriba.

El mar
ahora es otro.

Fobos

Tal vez te acostumbraste a vivir
cerca de los aeropuertos,
dentro de su incertidumbre horaria
y el rango de contagio a ciertas enfermedades
que no saben nada del control de aduanas.
Te hiciste por dentro con el murmullo de las turbinas,
y ese motor lo has confundido siempre
con el dolor, malsano,
que además se ha hecho uno
con las cardiopatías que te inventás
al dormir con frío y sin compañía.
Tal vez te acostumbraste a la vibración
en los cristales de esta casa.
A mirar con desconfianza a los turistas
que te piden direcciones en un idioma extraño.
A no ser vos la persona en la sala de espera,
que pasa las hojas de su pasaporte para deletrear
cada país que ha visitado en los últimos 6 años.
Tal vez ahora cerrás los ojos y escuchás una explosión propagarse por la troposfera. Te sorprendés, inmóvil, sin intentar despegar
tus parpados. Atento a ese raro silencio. En las paredes, los muebles, los vasos de agua. Es un tipo de calma que nunca había
existido en tu vida.

Algo se rompe …