Ir al contenido principal

Calufa`s Blues

Un libro es una puerta; una abierta, por supuesto. Un umbral por el cual pueden pasar todas las personas a su tiempo, y que no se cierra cuando se acaban las páginas. En el caso de Carlos Luis Fallas, sus libros son, además de una puerta, una ventana para cada alajuelense que se encuentre entre las líneas. Una abertura que da a lo que somos y nos representa en ese niño loco corriendo con todos sus personajes, ya sea por las aulas o simplemente a través del marco por decisión propia.

Calufa fue un obrero más que en sus tiempos optó por ser parte de los trabajadores que exigían sus derechos y no se dejaban amendentrar por las grandes compañías extranjeras o los mismos gobiernos de turno, quienes perpetuaban esta explotación. Zapatero, dinamitero o peón, fueron sólo algunos de los empleos que ocupó. Incluso fue diputado en el congreso nacional, antes de la guerra civil.

A partir de sus experiencias, sus novelas tienen la necesidad de ser una expresión de esas reivindicaciones sociales, así como un retrato de la sociedad que las vivió, sin dejar de profundizar en sus raíces y sus contrastes. Por eso mismo fue galardonado por la Fundacion William Faulkner, y por la Direccion de Artes y Letras con el Magón.

Con el aniversario de su muerte, el 7 de mayo, se plantea la necesidad de una relectura a su trabajo. Algo así como descubrir en esas ventanas y esas puertas un espejo; el de una sociedad que pasa por las mismas necesidades que las de entonces.

William Eduarte para La Nazion

Comentarios

Mariana...! dijo…
Que rojito que sos a veces. Me encanta que de vez en cuando le metes golsitos a La Nazion y ni se enteran... :)

Entradas más populares de este blog

Cuartos casi vacíos

vas a comprar una cama estrecha
para quién se acueste en ella
tenga que tenerte cerca

tener solo una sábana una cobija
para que sea la noche
y sea el frío
comprar una cama estrecha
de la que no puedan
levantarse
ni escapar

hoy
vas a dormir e imaginarlo

directo en las lozas           que son lo más cercano
          que estás de la tierra

su cuerpo late en algún lugar
y lo escuchás
vas a comprar una cama estrecha
para que se acerque y sea la noche pero ya no más este inmenso e insoportable frío

La paradoja de Schrödinger

Si las corrés, las cortinas,
van a pasar 10 años; flacos, alegres, cortos. La sucesión de estaciones
llenas de lluvia, y el frío y la sequía.
Vas a ser otra persona
y con una foto diferente
en todos los documentos personales.

No te reconocerías
pensando lo mismo que ahora:

no he pagado los recibos,
tengo que adoptar un gato
y si no abro la cortina, puedo ignorar si es de mañana

tal vez
diez minutos más.

Holoceno

No hay nada
después de matar
a un animal.
De qué te sirve vos
la certeza de su cuerpo que se suspende sobre la inmortalidad;

ese tiempo
detenido
en sus peores horas.

La sangre, el vacío dentro de unos ojos,
el olor a pólvora.

No hay nada
pero temblás;

ya no te podrás salvar
nunca.