Ir al contenido principal

Acto de Rebeldía

Ayer los he visto. Quietos entre la gente mientras el más grande sostenía la mano del pequeño. El niño estaba asustado pero parecía superar su miedo gracias a la fascinación del espectáculo; aprovechaba el movimiento de la gente para mirar de vez en cuando lo que sucedia a su alrededor. Precisamente porque este va a ser el primer recuerdo que tenga de su niñez, olvidará que había llorado toda la tarde porque lo encontraron sacando el chiverre a las empanas y que su hermano mayor lo llevó a pasear sin considerar que seguía castigado. Si va a tener presente el ruido de la pólvora mientras destrozaba ropa vieja y el olor a quemado mezclándose con el griterío de la gente. Asistirá posiblemente los próximos años, aportando él alguna prenda para el Judas de trapo con ese dejo de gratificación presente en la venganza, aunque sea una la ilusión como la que todos los que estaban presentes sintieron al regresar triunfantes a casa.

Me vi caminando a su lado, como si con ese fuego también se hubiera incendiado la injusticia del castigo por comer de lo que más gusta, se hubiera incendiado la llamada telefónica de esa profesora quejándose por el mal comportamiento durante el año, s se hubieran incendiado los ahorros del banco anglo depositados en la cuenta suiza de algún político. Se hubiera incendiado el acueducto del pueblo que prometieron arreglar hace dos gobiernos, se hubieran incendiado las malas elecciones que ha hecho este país al escoger a sus gobernantes, se hubieran incendiado los casos de corrupción de los últimos años y los que vienen.

Hoy los he vuelto a ver. Los dos, otra vez de la mano cruzando la calle hacia la pulpería. Igual que al resto de nosotros han aprendido a soltar lo acumulado contra un muñeco hecho de los desperdicios de esta parte de la provincia. Al igual que nosotros, como si no pasara nada de qué preocuparse en este país.

William Eduarte para La Nación

Comentarios

Nat dijo…
Me gusta mucho.
Yo nunca he entendido lo de la quema de Judas porque en Palmares no se hace, lo vine a descubrir después pero nunca he visto una en mi vida.
Alajuela es más grande de lo que uno piensa.
Floriella dijo…
Clap, clap, clap. Ya sabes lo que pienso de tus letras.
mae y se lo publicaron, así, así ¿sin recortar nada?

Entradas más populares de este blog

Cuartos casi vacíos

vas a comprar una cama estrecha
para quién se acueste en ella
tenga que tenerte cerca

tener solo una sábana una cobija
para que sea la noche
y sea el frío
comprar una cama estrecha
de la que no puedan
levantarse
ni escapar

hoy
vas a dormir e imaginarlo

directo en las lozas           que son lo más cercano
          que estás de la tierra

su cuerpo late en algún lugar
y lo escuchás
vas a comprar una cama estrecha
para que se acerque y sea la noche pero ya no más este inmenso e insoportable frío

La paradoja de Schrödinger

Si las corrés, las cortinas,
van a pasar 10 años; flacos, alegres, cortos. La sucesión de estaciones
llenas de lluvia, y el frío y la sequía.
Vas a ser otra persona
y con una foto diferente
en todos los documentos personales.

No te reconocerías
pensando lo mismo que ahora:

no he pagado los recibos,
tengo que adoptar un gato
y si no abro la cortina, puedo ignorar si es de mañana

tal vez
diez minutos más.

I Put A Spell On You

la versión de Nina
Deseás ser la pausa en su respiración.
La vibración de sus vasos sanguíneos. El nombre que muerde y calla.
El nombre quieto en su memoria.
Deseás que venga y te deje repetir su nombre
por la pura inercia del ambiente.

Y la deseás.
Es ese el peso de su nombre. Vos mismo se lo has dado.

Te absorbe.
Y la deseás.

Más allá de ella misma.
Más allá de lo que vos sos.

Esta espera es lo único que existe.

Y tu deseo.