Ir al contenido principal

El Menos Malo, la fea y el loco

por William Eduarte Briceño para la MalaCrianza
willaseb@racsa.co.cr
http://lagangrena.blogspot.com

“las muertes en mis películas son exageradas porque quiero hacer una sátira de los demás westerns”
Sergio Leone

Si bien el género cinematográfico del spaguetti western parece no tener mucho que ver con la política nacional, ante las presentes campañas “proselitistas” no nos queda otra tendencia mental que el surrealismo, implicando con ello comparar un género con esto otro que nuestros políticos llaman campaña electoral.
El spaguetti western es un subgénero de los westerns o como las conocemos los hispanohablantes: películas de vaqueros. Se las llamó spaguetti western porque éstas eran realizadas en Europa, específicamente en Italia o España. Eran marcadas desde Hollywood por varias características: se valían de su género padre para componer a partir de los clichés y los mitos su propio estilo, eso sí, desmejorándolos y llevándolos a niveles diferentes a los del clásico western. Esto provocó que se reconocieran en el spaguetti western, personajes ya no tan marcados por valores dentro de la escala del blanco y lo negro, lo bueno y lo malo, sino que se implementaba una escala de valores menos definida y más “sucia”. Esto convirtió a estas películas en producciones casi hiperrealistas, donde se presenta una personificación de la vida más cruel y en la que se mezclan la muerte, la vida, el bien y el mal.
Cito a un intelectual nacional conocido como Gorgojo: “¿Entendieron? Ya están grandes, ya comen de todo.”
Contrapongamos las anteriores características a los spots de esta actual campaña electoral: “El Menos Malo”, “Adelante”, “Hagamos el Cambio (chingo remix)”, “Las marionetas”. Hemos alcanzado tal riqueza discursiva como para lograr en proselitismo audiovisual los estándares que en su momento logró el spaguetti western. Ya no es un asunto de presentar a los candidatos como profesionales preparados y con la perspectiva suficiente para dirigir un país durante 4 años, no, hemos llegado a reconocer que nuestros políticos carecen de tales dones y por ello necesitamos descubrir al menos peor, al menos dañino, al menos manejable, al menos mentiroso. Ya no se trata de plantear las propuestas y los planes de gobierno, no, sino crear al igual que Sergio Leone, las exageraciones mas incumplibles como ideas de lo que un posible gobierno haría.
Eso sí, salvemos las distancias: en el spaguetti western el fin último era el entretenimiento.
El fin último de la política debería ser el de educar a un pueblo mediante el conocimiento real de sus propuestas, para que este tenga material de dónde elegir críticamente.
Esto de la política es aun más serio de lo que pensamos; gracias a las últimas dos votaciones nuestro país ha tenido uno de los gobiernos con más escándalos de las últimas décadas. Ha cambiado su estado solidario por uno que en estos cuatro años, ha convertido a las instituciones públicas en organismos cada día más sin corazón para poder enfrentarse al mercado.
Votar en estas elecciones ya no sólo es un asunto meramente político. También tiene algo de imponer respeto y pedir que no se repitan campañas electorales como la que sobrevivimos este año. Es un exigir que se nos trate con respeto, como seres pensantes, y dejen de inculcar con miedo, ignorancia y vacío los mensajes políticos que presentan en sus contenidos.
Si Sergio Leone realizara spots en esta campaña el epígrafe con que se inicia este texto sería: “las mentiras en mis comerciales son exageradas porque quiero hacer una sátira de la política”.

Comentarios

Anónimo dijo…
Me parece muy acertada la comparación. Gracias por el aporte.

Saludos
Mariela dijo…
Excelente!!!

Entradas más populares de este blog

Golden record

nuestra existencia se disipa en el cluster número doscientosytantos una supernova nos manda su afecto
más rápido que la luz

y nosotros

lanzamos un par de bombas atómicas sobre pueblos llenos de civiles 500 metros sobre una cancha de tenis, a medio camino entre un arsenal y una fábrica de acero

necesarias como el plástico residual en los estómagos de las ballenas
o la epidemia de sífilis provocada a esas mujeres guatemaltecas
debimos dejar precisos los monumentos de esta estupidez
la extinción diaria de 150 tipos de animales las emisiones contaminantes de los volkswagens los pastores y los que pagan su diezmo a cambio de sus promesas los pedófilos que durante décadas ocultó la iglesia católica apostólica y romana
porque los discos dorados en el voyager 1 sus 56 saludos en distintos idiomas y toda nuestra música son de un tipo de ficción que esta especie extinta no se merece

Fobos

Tal vez te acostumbraste a vivir
cerca de los aeropuertos,
dentro de su incertidumbre horaria
y el rango de contagio a ciertas enfermedades
que no saben nada del control de aduanas.
Te hiciste por dentro con el murmullo de las turbinas,
y ese motor lo has confundido siempre
con el dolor, malsano,
que además se ha hecho uno
con las cardiopatías que te inventás
al dormir con frío y sin compañía.
Tal vez te acostumbraste a la vibración
en los cristales de esta casa.
A mirar con desconfianza a los turistas
que te piden direcciones en un idioma extraño.
A no ser vos la persona en la sala de espera,
que pasa las hojas de su pasaporte para deletrear
cada país que ha visitado en los últimos 6 años.
Tal vez ahora cerrás los ojos y escuchás una explosión propagarse por la troposfera. Te sorprendés, inmóvil, sin intentar despegar
tus parpados. Atento a ese raro silencio. En las paredes, los muebles, los vasos de agua. Es un tipo de calma que nunca había
existido en tu vida.

Algo se rompe …

El nacimiento de una isla

Tus pasos te llevan.
Ha pasado la peor parte del día; el calor ha bajado
y ya no sentís esa presión
en la parte del cráneo.

Al lado el mar, tu sombra,
miles de pedazos de plástico enterrados en la arena.

Se forma el horizonte a tus pies; las huellas en el agua turban el reflejo del cielo. 
Te detenés esperando
que se vuelven a concretar sus nubes,
un pájaro, dos o tres montañas oscuras.
La marea sube
hasta que el pájaro
hace un nido en tu cabeza.

Sos la isla       y     nada   importa.