Ir al contenido principal

Lo monstruoso en si mismo

Todo parece empezar cuando nos resistimos a cerrar los ojos. Cuando intentamos mirar aquello que no deberíamos, aquello que nos cambia el ritmo de nuestra propia respiración. Aquello que creemos no cabe enteramente en nuestra imaginación y deja secuelas para la almohada y el sueño. Parece empezar con el sudor frío en la baja espalda, la tensión en las manos y los labios, con las palpitaciones como piedras detenidas en el tiempo. En el punto en que cubrirse la cara no sirve de nada. En los gritos, la sangre que se siente propia extendiéndose en una mancha sobre el suelo; la proximidad de esa sombra que es una amenaza. Pero en realidad empieza en la taquilla, en el dorso frío del boleto, en los primeros pasos que nos llevan a nuestro lado más oscuro. El cine de terror es un reconocimiento a nuestras propias pesadillas, a un ser grotesco que se esconde bajo nuestra piel que juega con las sensaciones. El cine de terror es una visita gratuita al miedo con un retorno casi ileso.

Uno de los mas grandes pavores cuando se es pequeño es la oscuridad, es decir lo desconocido. De niños todo aquello que escapa de lo racional se convierte através de la imaginación, en ficciones propias del momento que se esté pasando. Por eso la noche, la soledad, siempre fueron sinónimos de fragilidad, peligro, de cuidado. De los rincones más inhóspitos siempre aparecieron monstruos sedientos de carne, bichos con muchas patas y seres con las peores intenciones. Tal vez por eso la experiencia de ir al cine y escoger al terror sobre otro genero nos transporte a esas instancias: salvamos las distancias de la edad para ser de nuevo un pequeñuelo que se asusta con lo que solo existe en su cabeza.

Porque de alguna manera todo esto habita en nuestro interior. En un lado que nunca da a la luz del día, del cual sentimos vergüenza y nos permite adentrarnos en la locura. Por eso el cine de terror no empieza con el mecanismo del proyector cinematográfico; inicia cuando inconscientemente aceptamos que nos gusta el pánico, el caos y la sangre.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Cuartos casi vacíos

vas a comprar una cama estrecha
para quién se acueste en ella
tenga que tenerte cerca

tener solo una sábana una cobija
para que sea la noche
y sea el frío
comprar una cama estrecha
de la que no puedan
levantarse
ni escapar

hoy
vas a dormir e imaginarlo

directo en las lozas           que son lo más cercano
          que estás de la tierra

su cuerpo late en algún lugar
y lo escuchás
vas a comprar una cama estrecha
para que se acerque y sea la noche pero ya no más este inmenso e insoportable frío

La paradoja de Schrödinger

Si las corrés, las cortinas,
van a pasar 10 años; flacos, alegres, cortos. La sucesión de estaciones
llenas de lluvia, y el frío y la sequía.
Vas a ser otra persona
y con una foto diferente
en todos los documentos personales.

No te reconocerías
pensando lo mismo que ahora:

no he pagado los recibos,
tengo que adoptar un gato
y si no abro la cortina, puedo ignorar si es de mañana

tal vez
diez minutos más.

Holoceno

No hay nada
después de matar
a un animal.
De qué te sirve vos
la certeza de su cuerpo que se suspende sobre la inmortalidad;

ese tiempo
detenido
en sus peores horas.

La sangre, el vacío dentro de unos ojos,
el olor a pólvora.

No hay nada
pero temblás;

ya no te podrás salvar
nunca.