Ir al contenido principal

Voy a Explotar




Siempre existe la violencia antes de activar un mecanismo. Unos segundos de distancia, la demarcación de un limite y todo el aire de por medio. Existe en ese reino en el que nosotros mismos retiramos nuestros deseos por ser peligrosos, nuestros sueños por incansables, nuestras sensaciones por adictivas. Y es en ese lugar el que olvidamos que alguna vez quisimos hacernos viejos, cumplir con todas las reglas, llevar correctamente la corbata. Voy a Explotar, de Gerardo Naranjo es ese segundo entre dos jóvenes, es ese amor incoherente entre dos locos, es ese correr contra todo para saltar al vacío.
Gerardo Naranjo, director mexicano que ha realizado Perro Negro, Malachance y Revolución entre otras, nos entrega una obra que camina sobre la exploración de la adolescencia, su irreverencia y su incomprensión. En este transito son Román y Maru los que encuentran algo parecido al amor y deciden escapar del ahogo en que están inmersos. Son dos escapistas que hacen homenaje a otros tantos que lo han intentado: Bonnie y Clyde, Mickey y Mallory Knox, Marianne y Pierrot. Justamente en esta ultima referencia encontramos una película bastante cercana a las estéticas de la nueva ola francesa: cámara en mano, cortes bruscos en edición, voces dislocadas entre imágenes que aportan otros significados y trascienden el discurso. En este aspecto Voy a Explotar es magnifica, dura e ingeniosa.
Naranjo dice: “Román viene de una familia adinerada de políticos, y tiene ideas de subversión y anarquía, sin embargo no las lleva a las últimas consecuencias. Maru también trata de romper con lo establecido, que es aceptar cualquier ideología que se le imponga, que sea política o religiosa. Pero la rebelión tan sólo llega a la azotea de la casa.” Como un reflejo de esta historia, el largometraje mismo hacia su final parece que tampoco sale de su propia azotea. Ya sea porque no sabe que hacer con sus personajes o porque resolver la alta franja entre los jóvenes y los adultos parece imposible. Sin importarnos este bache se mantiene frasca, interesante y adictiva.
Voy a explotar desde cualquier lugar que se le mire tiene una particularidad: nos desordena. Porque un mundo sumido en el caos no puede engendrar otra cosa que caos; así como Maru escribiendo en su diario: pésele a quien le pese, caiga quien caiga.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Cuartos casi vacíos

vas a comprar una cama estrecha
para quién se acueste en ella
tenga que tenerte cerca

tener solo una sábana una cobija
para que sea la noche
y sea el frío
comprar una cama estrecha
de la que no puedan
levantarse
ni escapar

hoy
vas a dormir e imaginarlo

directo en las lozas           que son lo más cercano
          que estás de la tierra

su cuerpo late en algún lugar
y lo escuchás
vas a comprar una cama estrecha
para que se acerque y sea la noche pero ya no más este inmenso e insoportable frío

La paradoja de Schrödinger

Si las corrés, las cortinas,
van a pasar 10 años; flacos, alegres, cortos. La sucesión de estaciones
llenas de lluvia, y el frío y la sequía.
Vas a ser otra persona
y con una foto diferente
en todos los documentos personales.

No te reconocerías
pensando lo mismo que ahora:

no he pagado los recibos,
tengo que adoptar un gato
y si no abro la cortina, puedo ignorar si es de mañana

tal vez
diez minutos más.

I Put A Spell On You

la versión de Nina
Deseás ser la pausa en su respiración.
La vibración de sus vasos sanguíneos. El nombre que muerde y calla.
El nombre quieto en su memoria.
Deseás que venga y te deje repetir su nombre
por la pura inercia del ambiente.

Y la deseás.
Es ese el peso de su nombre. Vos mismo se lo has dado.

Te absorbe.
Y la deseás.

Más allá de ella misma.
Más allá de lo que vos sos.

Esta espera es lo único que existe.

Y tu deseo.