Ir al contenido principal

Mi Corazón






A partir ahora en el ciberespacio se puede ver el nuevo video realizado con el corazón. No hemos conseguido dinero para pautarlo en los canales comerciales de televisión, ya que los costos son muy elevados. Nos gustaría verlo ahí aunque fuera poquitas veces, sin embargo, por ahora lo subiremos a internet.

Le pedimos que lo vea y lo difunda todo lo que pueda como homenaje a esta campaña de corazón que ha despertado a todo Costa Rica.

Lo realizamos sin recibir a cambio dinero alguno, pues es parte de nuestro aporte a esta campaña, de la que todos y todas somos protagonistas y dirigentes.

La Campaña del NO nunca será publicitaria. Es otra cosa bien distinta pues nunca se ha contratado una agencia de publicidad, ni mucho menos se ha gestado en las oficinas de algún "comando estratégico de campaña", tampoco en una gerencia de mercadeo ni nada que se le parezca. Nadie ha pagado por ella. La Campaña del NO se crea de manera horizontal desde centenares de Comités Patrióticos y esfuerzos personales a lo largo y ancho del territorio nacional.

Nuestros logos, signos externos, calcomanías, broches, videos, cuñas de radio... se han producido de manera espontánea, independiente y voluntaria. Amalgaman en su diversidad un esfuerzo colectivo que es ya incontenible y que ha cobrado dimensiones extraordinarias debido a que ha emergido de forma natural desde lo más hondo de este pueblo. Es decir: de su sabiduría interior y esencia nacional.

No es casualidad entonces que sea el corazón precisamente el símbolo que más ha calado entre quienes se preocupan por la manera en que este país es manejado y por la imposición, torpeza y apuro con que se ha querido aprobar un tratado comercial que representa atraso, estancamiento, sometimiento y más angustias para el pueblo costarricense.

Por ello, hemos querido celebrar este esfuerzo con esta pequeña pieza de video que sintetiza el esfuerzo que cada día y cada noche en cantidad de barrios, centros de trabajo y de estudio, comunidades y calles realiza boca a boca, paso a paso, corazón a corazón, un enjambre multiplicado de trabajadoras y trabajadores del NO.

La Campaña del NO es un esfuerzo nacional, patriótico y humano. Es una campaña que sale del corazón y que no tiene recursos monetarios para dilapidar en materiales propagandísticos masivos, pero si una energía, un músculo y una fuerza que dan la convicción y el entusiasmo.





Marvin, Tavo, Chino, Cati, Natasha e Inti
San José, Costa Rica agosto del 2007

Comentarios

cacho de pan dijo…
me gustaría saber algo más sobre vuestros síes y noes, lo siento, aunque algo que sale del corazón ya me interesa.

Entradas más populares de este blog

Golden record

nuestra existencia se disipa en el cluster número doscientosytantos una supernova nos manda su afecto
más rápido que la luz

y nosotros

lanzamos un par de bombas atómicas sobre pueblos llenos de civiles 500 metros sobre una cancha de tenis, a medio camino entre un arsenal y una fábrica de acero

necesarias como el plástico residual en los estómagos de las ballenas
o la epidemia de sífilis provocada a esas mujeres guatemaltecas
debimos dejar precisos los monumentos de esta estupidez
la extinción diaria de 150 tipos de animales las emisiones contaminantes de los volkswagens los pastores y los que pagan su diezmo a cambio de sus promesas los pedófilos que durante décadas ocultó la iglesia católica apostólica y romana
porque los discos dorados en el voyager 1 sus 56 saludos en distintos idiomas y toda nuestra música son de un tipo de ficción que esta especie extinta no se merece

Agua de río / agua de mar

Cae la lluvia río arriba.
La orilla empieza a ser corta,
el agua turbia.

Mirá el horizonte,
esos relámpagos golpean
las piedras.
Mirá tus pies,
el agua toca
tus dedos.
Mar adentro
la sal se mezcla
con la tierra;
lo sabés con la boca,
lo sentís en el cuerpo. Recordaste algo
que te duele.
Cae la lluvia río arriba.

El mar
ahora es otro.

Fobos

Tal vez te acostumbraste a vivir
cerca de los aeropuertos,
dentro de su incertidumbre horaria
y el rango de contagio a ciertas enfermedades
que no saben nada del control de aduanas.
Te hiciste por dentro con el murmullo de las turbinas,
y ese motor lo has confundido siempre
con el dolor, malsano,
que además se ha hecho uno
con las cardiopatías que te inventás
al dormir con frío y sin compañía.
Tal vez te acostumbraste a la vibración
en los cristales de esta casa.
A mirar con desconfianza a los turistas
que te piden direcciones en un idioma extraño.
A no ser vos la persona en la sala de espera,
que pasa las hojas de su pasaporte para deletrear
cada país que ha visitado en los últimos 6 años.
Tal vez ahora cerrás los ojos y escuchás una explosión propagarse por la troposfera. Te sorprendés, inmóvil, sin intentar despegar
tus parpados. Atento a ese raro silencio. En las paredes, los muebles, los vasos de agua. Es un tipo de calma que nunca había
existido en tu vida.

Algo se rompe …