Ir al contenido principal

No somos ni Turistas

foto descubrimiento de una parte de Nicaragua


Las siguientes fotografías y sus textos respectivos intentan acercarse de manera espontanea y subjetiva a sus distintas realidades. En calidad de extranjero, pero a su vez en el sentir centroamericano que se presenta al pasar una frontera por tierra, se asumen estas miradas que pretenden estar tanto del lado del extraño como del local.

I / Granada

En la Frontera

Posiblemente exista algo entre las personas que regresan y que se van al mismo tiempo. Algo relacionado a la pertenencia: esa palabra que descubrimos entender cuando vemos por la ventana un paisaje conocido. Cuando entre nuestros dos países las diferencias son circunstanciales, irse de casa y a la vez volver al hogar es solo una movilización de una identidad establecida, la del migrante.

Granada

No es que el tiempo de detenga, ni que la gente como las otras gentes no corra de un lado para otro trabajando todos los días. Al entrar a una ciudad que sabe tener un puerto sin dar al mar, y la vez es la cara de un pasado todavía escrito en sus calles y sus muros, lo que se detiene es el ritmo usual del caos y el claxon que transportamos con nosotros. Aunque sea mentira y esta ciudad sea igual a todas las ciudades latinoamericanas enterradas en su antiguo colonialismo, el pulso se sabe engañado por la marea del lago, por los techos de teja, por los cascos de los caballos, por el griterío de los vendedores ambulantes.

Granada es esa calle llena de luces anaranjadas que te lleva a la noche envuelto en su propia música.


Los Ambulantes

Al lado del lago ya de noche, una señora aprovecha a los últimos paseantes que quedaron de la tarde. Ella es la única luz, aparte de la esporádica de los carros y una luna llena sobre nuestras cabezas. Podría ser Puntarenas o Limón. Podría vender vigorón y hacer más ambigua la imagen. Podría no gritar quesillos con el obvio acento y cobrar en colones. Allá, al igual que aquí y en todos lados el verdadero problema es la sobrevivencia; el trabajo duro de cada día para salir con las cuentas cada semana.

Mercado

Existe siempre una injusticia en el cambio monetario. En que dos países separados por una frontera lidien con problemas tan parecidos solo que en magnitudes diferentes. Que un pedazo de sandia en Costa Rica cueste doscientos colones en el supermercado y que en un mercado de Nicaragua solo un peso (30 colones).


II/ Ometepe

Volcán Concepción

Ometepe es la isla más grande del mundo en medio de un lago, específicamente el lago Cocibolca o lago de Nicaragua. Está formado por dos volcanes, el Concepción y el Maderas, supuestamente extinto. Es, sin necesidad de votación o corcuso mundial, una de las maravillas naturales más impresionantes que tiene Centroamérica.

Los que miran en la foto

Esta es una familia reunida por las fechas. Que circunstancialmente encontraron un bote en la arena y decidieron guardar este encuentro con su presente. Ellos, como en el bote, se mantienen unidos a pesar de que varios de sus miembros tengan sus casas en otros países que no son el mismo; también por una circunstancialidad, esta vez histórica.
Son una familia que rema en la arena esperando a que suba la marea. Los más detallistas se habrán dado cuenta de que eso es imposible, lo que vemos de fondo es un lago. Pero también que a pesar de ello la familia sigue remando para compartir además de la sangre, el cansancio de sus brazos.

Ojo de Agua

Uno de los intereses de la isla es su balneario llamado Ojo de Agua. En esa agua proveniente de una naciente debajo de la tierra, toda clase de personas mezclan su humedad con la ajena. Por esa razón, el agua es tibia. Por esa razón, cuando la gente se ríe se comparte un mismo idioma sin importar la procedencia de su lengua.

De regreso

Esta mano mira al segundo lago más grande de Latinoamérica en su regreso a casa. Es la mano de un hombre que ve la forma de dos volcanes difuminarse a través de la distancia. No se lo que piensa, ni si es residente de este país o de otro, por ahora compartimos el mismo transporte a la vuela a la realidad que es el regreso a casa. Tal vez para esa mano no signifique un retorno, sino más bien un volver a partir.

para la MalaCrianza /Abril/

Comentarios

Floriella dijo…
Como siempre, me encanta...
Julia Ardón dijo…
precioso.
Qué bonitas reflexiones con imágenes y palabras.
José A. dijo…
Este está muy bueno Willis
lucho dijo…
Excelente mae. De verdad, demasiado bueno.
Literófilo dijo…
Oi vos. Estan buenas las fotos.
Qué tuanis, viejo. Qué tuanis

Entradas más populares de este blog

Golden record

nuestra existencia se disipa en el cluster número doscientosytantos una supernova nos manda su afecto
más rápido que la luz

y nosotros

lanzamos un par de bombas atómicas sobre pueblos llenos de civiles 500 metros sobre una cancha de tenis, a medio camino entre un arsenal y una fábrica de acero

necesarias como el plástico residual en los estómagos de las ballenas
o la epidemia de sífilis provocada a esas mujeres guatemaltecas
debimos dejar precisos los monumentos de esta estupidez
la extinción diaria de 150 tipos de animales las emisiones contaminantes de los volkswagens los pastores y los que pagan su diezmo a cambio de sus promesas los pedófilos que durante décadas ocultó la iglesia católica apostólica y romana
porque los discos dorados en el voyager 1 sus 56 saludos en distintos idiomas y toda nuestra música son de un tipo de ficción que esta especie extinta no se merece

Agua de río / agua de mar

Cae la lluvia río arriba.
La orilla empieza a ser corta,
el agua turbia.

Mirá el horizonte,
esos relámpagos golpean
las piedras.
Mirá tus pies,
el agua toca
tus dedos.
Mar adentro
la sal se mezcla
con la tierra;
lo sabés con la boca,
lo sentís en el cuerpo. Recordaste algo
que te duele.
Cae la lluvia río arriba.

El mar
ahora es otro.

Fobos

Tal vez te acostumbraste a vivir
cerca de los aeropuertos,
dentro de su incertidumbre horaria
y el rango de contagio a ciertas enfermedades
que no saben nada del control de aduanas.
Te hiciste por dentro con el murmullo de las turbinas,
y ese motor lo has confundido siempre
con el dolor, malsano,
que además se ha hecho uno
con las cardiopatías que te inventás
al dormir con frío y sin compañía.
Tal vez te acostumbraste a la vibración
en los cristales de esta casa.
A mirar con desconfianza a los turistas
que te piden direcciones en un idioma extraño.
A no ser vos la persona en la sala de espera,
que pasa las hojas de su pasaporte para deletrear
cada país que ha visitado en los últimos 6 años.
Tal vez ahora cerrás los ojos y escuchás una explosión propagarse por la troposfera. Te sorprendés, inmóvil, sin intentar despegar
tus parpados. Atento a ese raro silencio. En las paredes, los muebles, los vasos de agua. Es un tipo de calma que nunca había
existido en tu vida.

Algo se rompe …