Ir al contenido principal

Gradería Sol

Diez de la mañana, la gente llena las gradas del Alejandro Morera Soto. Cada uno a su modo; algunos con la camiseta de los rivales de turno, otros de incognito pero con un signo de su equipo favorito. Los menos, aquellos que por primera vez visitan el estadio, posiblemente poco preparados. En ellos pienso, tal vez porque hace varios años que no asisto a un partido de la L.D.A. Y esta vez es lo más próximo a una reinauguración.

No es lo mismo que en la tele, acá no hay repeticiones, acá no existen los omnipresentes comentaristas que analizan y discuten cada jugada, acá las gambetas son un pretexto para sacar los gritos acumulados de la semana. Pero por sobre todo el compartir las gradas con los verdaderos fanáticos. Según mi compañero de fila en el estadio José Francisco Barrantes: “es religión, necesidad, rito y costumbre. No importa el marcador o el partido. El estadio es parte de uno en sí.” Y justamente es en el estadio que esa gente desde temprano, ya sea dentro de la chancha o como observador, logra sentirse perteneciente a algo más allá de ellos mismos.

Por eso el futbol es una pasión, por eso es imposible mirar un gol con diez mil personas celebrándolo y no empañarse uno de esa vibración: para los primerizos en la gradería de sol nunca va a volver a ser lo mismo tratar de restarle importancia al deporte más popular del mundo.


William Eduarte para la Nación

Comentarios

Frasco dijo…
Para el que está ahí siemrpe, es religión, necesidd, rito y costumbre.

No importa el marcador o el partido en sí. El estadio es parte de uno en sí.
LIGA!! LIGA!!! LIGA!! Ayyyy este año si será!!!! Viva Cheyo ayyyy!!!
José A. dijo…
Mae, quién es "José Francisco"????

Yo conozco a un carajo que se llama Frasco/Tarro.... jejeje

Entradas más populares de este blog

Cuartos casi vacíos

vas a comprar una cama estrecha
para quién se acueste en ella
tenga que tenerte cerca

tener solo una sábana una cobija
para que sea la noche
y sea el frío
comprar una cama estrecha
de la que no puedan
levantarse
ni escapar

hoy
vas a dormir e imaginarlo

directo en las lozas           que son lo más cercano
          que estás de la tierra

su cuerpo late en algún lugar
y lo escuchás
vas a comprar una cama estrecha
para que se acerque y sea la noche pero ya no más este inmenso e insoportable frío

La paradoja de Schrödinger

Si las corrés, las cortinas,
van a pasar 10 años; flacos, alegres, cortos. La sucesión de estaciones
llenas de lluvia, y el frío y la sequía.
Vas a ser otra persona
y con una foto diferente
en todos los documentos personales.

No te reconocerías
pensando lo mismo que ahora:

no he pagado los recibos,
tengo que adoptar un gato
y si no abro la cortina, puedo ignorar si es de mañana

tal vez
diez minutos más.

Holoceno

No hay nada
después de matar
a un animal.
De qué te sirve vos
la certeza de su cuerpo que se suspende sobre la inmortalidad;

ese tiempo
detenido
en sus peores horas.

La sangre, el vacío dentro de unos ojos,
el olor a pólvora.

No hay nada
pero temblás;

ya no te podrás salvar
nunca.