Ir al contenido principal

Aquelarre

Well I wanna know how why where and when and then
devendra banhart



Te aseguro que ya no hace tanto frío. He cambiado las cortinas, he movido unos cuantos muebles. Los días son mas largos, los manteles, las cobijas. Hoy me he cortado el pelo, he cambiado de marca del cereal; he quitado tus fotos de los estantes. Ya puedo apagar la calefacción temprano. Puedo dormir sin un par de almohadas como barricada. Puedo mirar el calendario sin tener ganas de repetir todos los años pasados.
El sol entre en mi casa y de nuevo descubro el color que tenían las cosas que amaba: el pálido de las paredes, lo oscuro del mar, el azul del cielorraso. Inclusive me he dejado sorprender por las puertas que el viento abre; hoy he querido dejarlas golpear y abrirse y estremecer mi habitación con su ruido.
Mañana voy a invitar a mis amigos. Tocaré para ellos y luego alguien sacará un tambor de piel transparente. La gente bailará hasta la madrugada. Se acabará la comida y todos los líquidos de mis estantes. Nadie en mi casa va a dormir solo ese día. Todos recordaremos esta fiesta y la repetiremos cada tanto.
Porque mañana te aseguro que ya no sabré qué es el frío: mañana, y pasado y pronto.

Comentarios

monique dijo…
Bello, Will. Muy Bello.
Amanda dijo…
Es bello, mucho, me llena, me sacia.
ViviSol dijo…
éste me gustó mucho, saludos :)

Entradas más populares de este blog

Cuartos casi vacíos

vas a comprar una cama estrecha
para quién se acueste en ella
tenga que tenerte cerca

tener solo una sábana una cobija
para que sea la noche
y sea el frío
comprar una cama estrecha
de la que no puedan
levantarse
ni escapar

hoy
vas a dormir e imaginarlo

directo en las lozas           que son lo más cercano
          que estás de la tierra

su cuerpo late en algún lugar
y lo escuchás
vas a comprar una cama estrecha
para que se acerque y sea la noche pero ya no más este inmenso e insoportable frío

La paradoja de Schrödinger

Si las corrés, las cortinas,
van a pasar 10 años; flacos, alegres, cortos. La sucesión de estaciones
llenas de lluvia, y el frío y la sequía.
Vas a ser otra persona
y con una foto diferente
en todos los documentos personales.

No te reconocerías
pensando lo mismo que ahora:

no he pagado los recibos,
tengo que adoptar un gato
y si no abro la cortina, puedo ignorar si es de mañana

tal vez
diez minutos más.

Holoceno

No hay nada
después de matar
a un animal.
De qué te sirve vos
la certeza de su cuerpo que se suspende sobre la inmortalidad;

ese tiempo
detenido
en sus peores horas.

La sangre, el vacío dentro de unos ojos,
el olor a pólvora.

No hay nada
pero temblás;

ya no te podrás salvar
nunca.