Ir al contenido principal

Julio Acuña(1973-2008)

Después de que alguien se marcha, uno trata de reinventar su presencia para incorporara de una manera diferente a la vida; Ese ejercicio nos hace repasarlo lo que marco esa persona en nosotros. Con Julio no había otra forma de saludarse que un abrazo, eso lo comprendías desde que sin conocerte te marcaba el territorio de su ternura con los brazos. Y él era todo un inmenso territorio de ternura. Un ser humano integro, que desde sus muchas facetas como activista, periodista cultura, poeta, puntualizaba que sobre la ternura se pueden rescribir las maneras en que hacemos las cosas.

Reconocido con los premios "Arturo Agüero" y "Región Brunca" de la Universidad de Costa Rica y la Universidad Nacional, respectivamente, así como en el Certamen de la Revista Nacional de Cultura. Publicó en el año 2006 "Ontología menor" bajo el sello de Ediciones Andrómeda. Forma parte de tres proyectos antológicos de poesía costarricense: "Instrucciones para salir del cementerio marino" (1992), "Lunadas poéticas" (2005) y "Antología de la poesía contemporánea costarricense: Sostener la palabra" (2007). Como parte de las personas publicadas en Himeneo, hacemos un homenaje al amigo Julio Acuña publicando algo de su obra.

Julio Acuño va a ser siempre ese abrazo que nos va a hacer mucha falta.


Poesía:

Tanka

Viejos zapatos
solos frente al espejo
Hoy les falto yo
Al nido de mi cama
volveré hasta mañana

TONDO

Leones sucesivos

atraviesan el aro,

las melenas en llamas:

sol visto en eclipse,

sol en el cenit,

sintonía del uno

y el universo.

Muerte engarzada de luz:

¡ya no veremos tus garras!

Reina de la Noche

Ella está aquí ahora,
en la nostalgia;
cuando te quiero escribir
siento el mareo.


Confesión

Días como este
en que solo la poesía
logra animarme
NI el pétalo de un cigarro
ni el vuelo de una silla.


Tema para un Friso

Al caer su pluma
el zopilote ya llevaba mi alma
otros se lanzaron del risco
y en la isla desierta
apareció la caña

Nos reconocimos en el vuelo
en el arco iris invertido aún estamos

**********

William Eduarte para La MalaCrianza / Semanario Universidad

Comentarios

guarana dijo…
No podré asistir a las actividades de su despedida, mis más sentidos pesames a sus familiares a Tania y al nene... desde la distancia y con todo el cariño les mando todas mis fuerzas

Realmente impactada, al principio cuando me enteré dije - no seguro que es otro, julito no puede ser grrr demasiado para ser verdad hasta aceptarlo, pero realmente muy sospechoso como se narran el acontecimiento de los hechos

A Julito lo conocí en el Centro de Cine, entre el audiovisual y la poesía, caracterizado siempre por una sonrisa solidaria que daban siempre ganas de cruzar unos momentos con él y al ser papá una magia aún más grande brotaba de su alma

MUCHA FUERZA & recordemoslo siempre son esa sonrisa solidaria, y como dijo jorge de bravo: caminando sin que haya camino caminando caminando caminando
te tenemos presente Julio!
Conocí a Julio en la década de los 90 en el Centro de Alternativas Juveniles de la Fundación PANIAMOR, cuando compartíamos trabajo con Don Edgar Céspedes. Coordinabamos juntos el programa de Asesoría Laboral para adolescentes.

Todos los días que tuve la oportunidad de compartir con él, me mostró a un hombre con una profunda sensibilidad social, enamorado de su barrio y además dispuesto a experimentar siempre nuevos proyectos creativos. Me acompañó muchas veces por Alajuelita haciendo funciones de teatro y además compartiendo con jóvenes. Siempre con su particular forma de ser y su amabilidad.

Me cuesta mucho creer que alguien tuviese algo contra una persona como él. El sentido de impotencia es terrible y además me indigna pensar que aquellos que cometieron tan macabro hecho, se encuentren libres, porque no solamente hay ineficiencia institucional, sino porque las conciencias de estos sujetos han sido apagadas por la costumbre y el odio.

Sin embargo, quedamos aquellos que quisimos a Julio y los que podemos recordarlo con una sonrisa y muestra de cariño. Los que creemos en Dios y tenemos esperanza en él sabemos que lo volveremos a ver.

Condolencias a sus amigos y su familia
Tania dijo…
Anoche a la vela llegó mucha gente... Mucha gente linda, de antes y ahora. Muchos recuerdos de giras, conciertos (el de Fito en donde entró gratis y nunca se sentó jejeje), paseos, marchas, tardes en cafés (Julito instauró la moda del abrazo y el cafecito que se extendía desde la Soda de Bellas Artes hasta la mesa de la ventana de Tauros), platicas en la 24 de abril y fiestillas nos invadieron a tod@s... Julito no pasó en vano, nos marcó a tod@s...

Hoy lo entierran en Puriscal donde había comprado una finquita...

Leyendo las noticias de hoy... me siento impotente... ¿"Asesinato pasional"? En lugar de aceptar que vivimos en un país cada vez más pobre, inseguro y lleno de violencia en donde las autoridades no protegen, no asumen y firman acuerdos comerciales nefastos...bueno...

Quienes lo conocimos lo recordamos transparente, comprometido, siempre sonriente, enamorado de la vida, del cine, de la poesía, de la música... (y de un buen bailongo cada tanto... por él se baila en la Chicha, según lo dice la leyenda urbana...) El nos acercó a peñas, al medio ambiente, al trabajo con comunidades, a mil pelis que logró sacar del Centro de Cine y llevarlas a la gente...

Creo que Julito nos ayudó a ser mejores personas.
Me dicen que "Perdimos al imprescindible"... Pero creo que él se preocupó por dejarnos sus ideas, su compromiso y pasión por la vida.

Que su paso por nuestras vidas no haya sido en vano... No perdamos el compromiso y las ganas de vivir la vida con todito lo que venga.

¡Celebrémoslo! Organicemos espacios en donde compartir su poesía... no sé pensemos en algo.

Un no al TLC, Julito... Privilegio conocerte...

Abraz@s,

Tania
Es bonito leer y sentir todo lo que han expresado por Julio. No lo conocí, pero por sus comentarios se que será una persona inmortal para muchos. Me siento con pocos derechos de escribir estas palabras y siento que invado su espacio, pero no podía dejar pasar en vano dos lagrimas que se rodaron al sentir el amor y la admiración por su compañero y amigo. La mejor forma de honrar la memoria de una gran persona es seguir haciendo lo que este hacía y convertirlo en un martir de nuestra lucha diaria ante una humanidad que ha perdido su escencia de ser hermanos...

Mis respetos y pesame a todos aquellos que conocieron a Julio y fueron parte de su mundo...
Un ser humano insustituible. Un poeta apasionado como pocos. Un dolor que se haya ido tan pronto y tan cruelmente.
Escatonauta dijo…
Conocí a Julito cunado tenía 14 años, que fue cuando ingresó al Taller Eunice Odio. Fueron veinte años exactos en que nunca lo vi enojado sin causa justa y jamás lo vi o escuché levantar la voz contra otra persona.
Tal parece que estos hijue**** no saben que mataron algo de lo mejor que había entre nosotros los humanos.

Entradas más populares de este blog

Golden record

nuestra existencia se disipa en el cluster número doscientosytantos una supernova nos manda su afecto
más rápido que la luz

y nosotros

lanzamos un par de bombas atómicas sobre pueblos llenos de civiles 500 metros sobre una cancha de tenis, a medio camino entre un arsenal y una fábrica de acero

necesarias como el plástico residual en los estómagos de las ballenas
o la epidemia de sífilis provocada a esas mujeres guatemaltecas
debimos dejar precisos los monumentos de esta estupidez
la extinción diaria de 150 tipos de animales las emisiones contaminantes de los volkswagens los pastores y los que pagan su diezmo a cambio de sus promesas los pedófilos que durante décadas ocultó la iglesia católica apostólica y romana
porque los discos dorados en el voyager 1 sus 56 saludos en distintos idiomas y toda nuestra música son de un tipo de ficción que esta especie extinta no se merece

Agua de río / agua de mar

Cae la lluvia río arriba.
La orilla empieza a ser corta,
el agua turbia.

Mirá el horizonte,
esos relámpagos golpean
las piedras.
Mirá tus pies,
el agua toca
tus dedos.
Mar adentro
la sal se mezcla
con la tierra;
lo sabés con la boca,
lo sentís en el cuerpo. Recordaste algo
que te duele.
Cae la lluvia río arriba.

El mar
ahora es otro.

Fobos

Tal vez te acostumbraste a vivir
cerca de los aeropuertos,
dentro de su incertidumbre horaria
y el rango de contagio a ciertas enfermedades
que no saben nada del control de aduanas.
Te hiciste por dentro con el murmullo de las turbinas,
y ese motor lo has confundido siempre
con el dolor, malsano,
que además se ha hecho uno
con las cardiopatías que te inventás
al dormir con frío y sin compañía.
Tal vez te acostumbraste a la vibración
en los cristales de esta casa.
A mirar con desconfianza a los turistas
que te piden direcciones en un idioma extraño.
A no ser vos la persona en la sala de espera,
que pasa las hojas de su pasaporte para deletrear
cada país que ha visitado en los últimos 6 años.
Tal vez ahora cerrás los ojos y escuchás una explosión propagarse por la troposfera. Te sorprendés, inmóvil, sin intentar despegar
tus parpados. Atento a ese raro silencio. En las paredes, los muebles, los vasos de agua. Es un tipo de calma que nunca había
existido en tu vida.

Algo se rompe …