Ir al contenido principal

Reine de Beauté



Conversación en tono malcriado con María Lourdes Cortes

William Eduarte Briceño
willyaseb@racsa.co.cr

En una de las paredes cuelgan cuatro grandes cuadros con fotogramas, todos ellos extraídos de películas históricas para la memoria audiovisual costarricense. La Segua, El Retorno, La Pasión de Nuestra Señora, dan de frente con el escritorio de una mujer que entre bromas e anécdotas nos hace sentir cómodos en su espacio dedicado al cine. Un espacio que no solo marca la cinematografía nacional sino también centroamericana y caribeña; su oficina es el centro de la única fundación creada desde el istmo para apoyar el audiovisual de la región, FUNDACINE. Espontanea como solo puede ser María Lourdes Cortes, se prepara para el lente de la cámara contándonos como una vez fue reina de belleza por error. Claramente una persona que cuenta con un doctorado en la Universidad de Paris III-Nouvelle Sorbonne, es catedrática de la Universidad de Costa Rica, multi-galardonada con premios como Casa de las Americas, Aquileo J. Echeverria y cuenta con varios libros publicados, entre otros datos a destacar, puede darse el lujo de incluir un título de belleza en su ficha personal.

Posiblemente para nuestra generación María Lourdes es además, la única escritora y ensayista que se han atrevido a revalidar la historia cinematográfica y audiovisual de un país que no tiene memoria para sus propias hazañas.

Acerca de “Luz en la Pantalla” su último libro publicado por Perro Azul bajo el programa Miradas Subjetivas del Centro Cultural Español, Maria Lourdes Cortes nos hizo campo en ese sillón rojo que tiene reservado para las visitas.

William/ ¿Cuál es el proceso de este libro?

María Lourdes/ Básicamente yo ya había hecho el Espejo Imposible porque sentía que había una invisibilidad del cine costarricense, luego hice la Pantalla Rota porque siempre me gusta enmarcarme en la cuestión de Centroamérica; este libro me lo habían pedido hace cuatro años el centro cultural español para su serie de miradas subjetivas. Yo no quería hacerlo hace cuatro años, porque sentía que no había nada nuevo y no quería reciclar lo que ya había escrito. Entonces lo fui relegando hasta que el último director me lo volvió a plantear. A la vez le di vuelta a la historia e hice un libro un poquito malcriado. De hecho una primera versión autocensurada era mucho más insolente, personal, hasta sacaba mis heridas ajenas de gente que con sus películas no les había ido bien con la crítica. Al final en “Luz en la Pantalla” hice un resumen de los primeros 100 años del cine costarricense porque mi otro libro estaba agotado, ahonde en la muestra porque al cumplir sus 15 años y al ser inaugurada desde el centro cultural de España se tenía que retomar, y me puse a ver las cosas de la gente joven. Hay si me empatiné, y sigo viéndolas, todo lo que no puede ver en La240, cosas buenas, cosas malas, y cosas que a la primera no entiendo y con una segunda vista me retan y me hacen sentir más joven, me refrescan.

W/ ¿Cómo escribir una historia de la que formas parte?

M/ La historia no es la verdad, la historia es una interpretación. De hecho yo no soy historiadora, yo estudie literatura. Entonces lo que yo hago es una impetración de lo que se ha hecho en cine en los últimos años: siempre advierto que es una historia en construcción. Por supuesto que es arriesgado, si hubiese mi historia, la historia de Jurgen Ureña y la de Gabriel Gonzales, pues hay sería muy interesante ver las coincidencias y los rechazos. Contemporáneo, a mi me sorprendió que Eugenio García la validará y también Juan Pablo Porras. Si yo tuviera más feedback de otras voces, sería más fácil. Yo no pretendo hacer la verdad, yo no la compre. Es mi visión, mi lectura. Lo que sí me parece importante es que quede; al Espejo Imposible lo van a despedazar dentro de veinte años, pero ya van a tener una base. Cuando estoy de acuerdo con la gente que escribe, trato de dialogar. Pero no trato de dialogar con Manolo Bermúdez, porque no estoy de acuerdo que diga que El Retorno es la mejor película: uno, porque estoy segura que no ha visto lo demás, y dos porque creo que es malo que le digan a esta nuevas generaciones que la mejor película se hizo hace 75 años. Yo confundo a la investigadora, a la gestora y un poco a la porrista que quiere que se hagan y se sigan haciendo las cosas.

W/ ¿Para quién es la luz en la pantalla?

M/ Uno, es para los jóvenes, para que se sientan estimulados. Si eso permite que sigan con los cortos, con los proyectos, yo ya pague mis noches de insomnio. Dos, para que el gobierno siga apoyando y para que los inversionistas sigan viendo viable la aportación de capital. Pero sobre todo para dejar un testimonio de que esto se mueve. Yo creo mucho en la memoria historia. Además, es un libro para mí. Yo he hecho tres libros muy gordos, mucha investigación, muchos años en ellos. También ocupaba un pequeño descanso, y con este trate de hacer un trabajo más lúdico.

W/ Estos jovencísimos ¿qué tienen que heredar ellos de otras generaciones?

M/ Lo que estas nuevas generaciones tienen que aprender es a trabajar en colectivo, y lo han hecho. En colectivo los productos son mejores, son mas y dan una sensación de solidez que no se daba desde la época dorada del centro de cine. De los viejos tienen que aprender los errores y la tenacidad que tuvieron. Creo que tienen que ver los trabajos de esas épocas, pero sin repetir las recetas porque el tiempo cambio. Pienso también que debería ser al revés: que los grandes vean los trabajos de los jovencísimos para que vean la sensibilidad que se está manejando hoy. Para mi no es un problema de edad, es un problema de visión de mundo.

W/ ¿Cuáles son los problemas con las que se van a enfrentar esta camada de películas que vienen?

M/ Uno, el público. Si como joven le hablas a los jóvenes puede haber un dialogo interesante. El fenómeno espejo, uno quiere verse en la pantalla. Si le has dado cosas que no te están hablando a vos, que pereza. Vienen algunas películas como Cielo Rojo, Tres Marías, Tercer Mundo que son películas muy jóvenes y con bajo presupuesto.

Tenemos que tener el menú completo, desde películas profundas, sensibles como El Camino hasta lúdicas como Cielo Rojo. No tenerle miedo. El problema es que nos quitaron el menú. Si solo podemos ver Spider Man, Iron Man, Meteoro…

W/ ¿Hemos tenido menú?

M/ Si tuvimos menú, no te voy a decir que un Foodcord; dos o tres restaurantes. En una época tuvimos cine latinoamericano: Cantinflas, Gardel, Dolores del Rio, María Félix. Ahora no lo tenemos, pero existen posibilidades de recuperar ese menú a través de Youtube, la televisión, hasta los celulares. Yo antes me peleaba con SpiderMan, ¡no!. SpiderMan va a seguir en Cinepolis con el PopCorn carísimo. Tiene que haber salas de cine digital que nos devuelvan ese menú o canales de cine digital en internet como Ves y Ves que nos dan a posibilidad de decir: no me da la gana ver Spider Man pero puedo ver esta peli loquísima que hizo este mae.

Problemas, como te digo, el público y la distribución. Yo creo que ya el talento existe, las ganas están, hay las herramientas, un pequeño apoyo del gobierno: falta público y distribución.

W/ ¿Por qué un gobierno del corte que tenemos ahora les interesa apoyar el audiovisual?

M/ ¿Porque Hitler tenía un cine maravilloso? Bueno, no es el caso. Oscar entendió que el cine en este momento es un buen negocio. Y eso nos había costado. No le vendimos a Oscar el cine de la identidad. Aquí hay plata, no importa que venga Mel Gibson. Para eso está el grupo asesor de la ley. Esa es una cosa que tiene Oscar, claro que le interesa Mel Gibson y su glamur, pero cuenta con los asesores de esa futura ley de cine costarricense. Date cuenta que es la segunda industria más importante de los Estados Unidos. El entendió.

W / ¿Es peligroso que una visión de Oscar Arias quede en emplearnos como técnicos en vez de creadores?

M/ Si la ley se hace y se logra un buen fondo, vamos a jalar cables en las películas de afuera, siempre y cuando a la cuarta jalada de cables ya tengas los recursos y la práctica para hacer tu película. Sin la ley nos vamos a quedar jalando claves toda la vida. A Oscar se le vendió el paquete completo, donde viene Mel Gibson, la inversión, el dinero, pero también lo otro importante. El, como tipo inteligente que es, acepta el paquete completo. Pero la ley es nuestro plan, por eso no pueden ser cuatro vacas sagradas las que luchen, tienen que ser ochenta carajillos con cámaras frente a la asamblea legislativa. Por primera vez Oscar hace un decreto dándonos pelota con este renacimiento audiovisual.

¿Que nos interesa a nosotros? Poder decir nuestras cosas y ganar dinero en el proceso. Solo así van a seguir. O si no se van a la publicidad.

W/ ¿se está rompiendo con el discurso costumbrista en la cinematografía nacional?

M/ Si, creo que si. El Camino muestra una Costa Rica que de pronto no queremos ver. Desde Caribe si querés, ya hay un traslado fuera del vale central. El Rey de Cha Cha Cha, Tres Marias, Cielo Rojo. Lo que viene de Paz Fabrega es otra mirada. Pero sobre todo los cortos. Es que los jóvenes ya no se creen el cuento. La suiza se nos callo de narices. Ya para mí ya no hay retorno. Ahora la pantalla es el espejo de un pueblo. Yo no creo que estos jóvenes que se expresan a través del audiovisual, que se rebelaron contra el combo y el TLC, les puedan quitar este nuevo espejo.

En la ventana de su oficina, Maria Lourdes Cortes es un reflejo sobre la ciudad que camina a todas horas. Eso mismo nos recuerda que la luz está siempre afuera. En el propio decorado del paisaje centroamericano y costarricense.

Comentarios

Julia Ardón dijo…
Buena entrevista. Estoy segura que te va a adorar.
;)
silvia piranesi dijo…
disfruté mucho la entrevista!
saludos
tetrabrik dijo…
buena entrevista, sí. y qué bueno el woody allen también.

Entradas más populares de este blog

Cuartos casi vacíos

vas a comprar una cama estrecha
para quién se acueste en ella
tenga que tenerte cerca

tener solo una sábana una cobija
para que sea la noche
y sea el frío
comprar una cama estrecha
de la que no puedan
levantarse
ni escapar

hoy
vas a dormir e imaginarlo

directo en las lozas           que son lo más cercano
          que estás de la tierra

su cuerpo late en algún lugar
y lo escuchás
vas a comprar una cama estrecha
para que se acerque y sea la noche pero ya no más este inmenso e insoportable frío

La paradoja de Schrödinger

Si las corrés, las cortinas,
van a pasar 10 años; flacos, alegres, cortos. La sucesión de estaciones
llenas de lluvia, y el frío y la sequía.
Vas a ser otra persona
y con una foto diferente
en todos los documentos personales.

No te reconocerías
pensando lo mismo que ahora:

no he pagado los recibos,
tengo que adoptar un gato
y si no abro la cortina, puedo ignorar si es de mañana

tal vez
diez minutos más.

I Put A Spell On You

la versión de Nina
Deseás ser la pausa en su respiración.
La vibración de sus vasos sanguíneos. El nombre que muerde y calla.
El nombre quieto en su memoria.
Deseás que venga y te deje repetir su nombre
por la pura inercia del ambiente.

Y la deseás.
Es ese el peso de su nombre. Vos mismo se lo has dado.

Te absorbe.
Y la deseás.

Más allá de ella misma.
Más allá de lo que vos sos.

Esta espera es lo único que existe.

Y tu deseo.