Ir al contenido principal

La Peligrosa continuidad

Hoy (28 de julio) he abierto el sitio electrónico de la nación y he encontrado con una noticia bastante interesante. La ministra de justicia Viviana Martín, deja su trabajo para incorporarse en una candidatura para diputada. En la misma nota declaraciones del presidente anticonstitucional mediador de conflictos externos Oscar Arias Sánchez, se dejo decir: “Es una lástima que Viviana Martín nos vaya a dejar. He tratado de persuadirla pero no he podido, pero se nos va porque vamos a ponerla a legislar” Claro, Arias Sanchez da por un hecho su victoria, tanto que en su discurso asume él mismo el poder de elegir quien legisla y quién no. Además, en otra nota del mismo medio, Oscar espera la salida de otros ministros y ministras para incorporarse en la campaña y propuesta de la candidata Laura Chinchilla.

Esto aclara muchas cosas con respecto a lo que el oficialismo está pretendiendo: un continuismo ya no solo de ideales y planes, sino también de los políticos que se han prestado para accionar los planes liberacionistas. Nada nuevo, nada sorprendente, nada que no se esperara desde que Laura hiciera lo mismo.

Mas allá de nuestras fronteras, ya son varios los gobernantes que intentan saltarse normas para permanecer más tiempo al control del poder. Es la nueva moda latinoamericana, el boom de modificar constituciones y ajustar las leyes al antojo de quien las domine. Una infección que no solo atrapa a la derecha, sino a la izquierda y a los que se disfrazan de populistas para su beneficio.

En Honduras su presidente electo Manuel Zelaya intentaba persuadir a su pueblo de algo parecido, hasta que sus mismos compañeros de partido le propiciaron el golpe que todos observamos por televisión. Ahora Honduras es un territorio donde el tiempo parece volver a la época de oligarquías y regímenes, de fusilamientos, de falsos significados para la democracia. Y sin mucha novedad vemos como un diputado de reelecciones por 28 años como Roberto Micheletti se corona en el gobierno de facto; que es como decir la democracia existe hasta donde nosotros dejamos que exista.

Yo creo en el cambio, en la transformación, en la mudanza como forma de rejuvenecer y mejorar lo que antes éramos. La permanencia, la continuidad solo puede llevar a la estática, a la extinción, a la podredumbre. Todo lo que no se mueve se consume, se muere, se envejece en el peor sentido de la palabra: quien acepta que ya no tiene nada que descubrir.

Una democracia tomada por las mismas manos solo puede conducir a una cosa: a una dictadura o autocracia.

(Autocracia: Los ciudadanos no participan libremente en la creación de leyes. El poder se constituye de arriba hacia abajo, es decir desde el gobernador o el grupo que gobierna.)


William Eduarte para la MalaCrianza

Comentarios

William:
Estos bochornosos agravios a la constitucionalidad del país apuntan cada vez con mayor claridad a lo que muchos ya nos temíamos desde que Arias volvió a tomar el poder: la conformación en Costa Rica de una dictadura de partido.
Naty dijo…
buen post, william. creo que ni ellos mismos se están dando cuenta de lo que están haciendo. la continuidad a veces no es del todo mala, pero me parece que debería haber independencia ante todo. y decir: la vamos a poner a legislar, no suena como a mucha independencia.

fea sensación dejó esa nota.

Entradas más populares de este blog

Cuartos casi vacíos

vas a comprar una cama estrecha
para quién se acueste en ella
tenga que tenerte cerca

tener solo una sábana una cobija
para que sea la noche
y sea el frío
comprar una cama estrecha
de la que no puedan
levantarse
ni escapar

hoy
vas a dormir e imaginarlo

directo en las lozas           que son lo más cercano
          que estás de la tierra

su cuerpo late en algún lugar
y lo escuchás
vas a comprar una cama estrecha
para que se acerque y sea la noche pero ya no más este inmenso e insoportable frío

La paradoja de Schrödinger

Si las corrés, las cortinas,
van a pasar 10 años; flacos, alegres, cortos. La sucesión de estaciones
llenas de lluvia, y el frío y la sequía.
Vas a ser otra persona
y con una foto diferente
en todos los documentos personales.

No te reconocerías
pensando lo mismo que ahora:

no he pagado los recibos,
tengo que adoptar un gato
y si no abro la cortina, puedo ignorar si es de mañana

tal vez
diez minutos más.

I Put A Spell On You

la versión de Nina
Deseás ser la pausa en su respiración.
La vibración de sus vasos sanguíneos. El nombre que muerde y calla.
El nombre quieto en su memoria.
Deseás que venga y te deje repetir su nombre
por la pura inercia del ambiente.

Y la deseás.
Es ese el peso de su nombre. Vos mismo se lo has dado.

Te absorbe.
Y la deseás.

Más allá de ella misma.
Más allá de lo que vos sos.

Esta espera es lo único que existe.

Y tu deseo.