Ir al contenido principal

alejandro jodorowsky

j.m.basquiat




"verdadero cazador es el que logra que la presa lo asesine"


"si digo amo tu carne estoy diciendo amo tu putrefaccion"

Comentarios

julia dijo…
Quizá cuando se ama si se puede amar un cuerpo infectado, herido, sangrante...sí se puede.
Si se puede.

( y no poque haya dicho Lope de Vega que eso es amor y quien lo probó lo sabe)
Gracias por recordarnos la necesidad, el origen de una palabra tan gastada,
incluso en estos tiempos, diria joaquin sabina
Violeta dijo…
No puedo creer q seás tan suavecito, mmmm
no cariñito así no se puede!
William Eduarte dijo…
Es la regla de los FLANS:
F: federacion
L: licantropa
de
A: amorosos(a lo sabines)
N: necesitadoS
Floriella dijo…
Me fascina la imagen de la presa sobre el cazador, haciéndolo suyo, invirtiendo los papeles.
William Eduarte dijo…
comiendo...

Entradas más populares de este blog

Cuartos casi vacíos

vas a comprar una cama estrecha
para quién se acueste en ella
tenga que tenerte cerca

tener solo una sábana una cobija
para que sea la noche
y sea el frío
comprar una cama estrecha
de la que no puedan
levantarse
ni escapar

hoy
vas a dormir e imaginarlo

directo en las lozas           que son lo más cercano
          que estás de la tierra

su cuerpo late en algún lugar
y lo escuchás
vas a comprar una cama estrecha
para que se acerque y sea la noche pero ya no más este inmenso e insoportable frío

La paradoja de Schrödinger

Si las corrés, las cortinas,
van a pasar 10 años; flacos, alegres, cortos. La sucesión de estaciones
llenas de lluvia, y el frío y la sequía.
Vas a ser otra persona
y con una foto diferente
en todos los documentos personales.

No te reconocerías
pensando lo mismo que ahora:

no he pagado los recibos,
tengo que adoptar un gato
y si no abro la cortina, puedo ignorar si es de mañana

tal vez
diez minutos más.

I Put A Spell On You

la versión de Nina
Deseás ser la pausa en su respiración.
La vibración de sus vasos sanguíneos. El nombre que muerde y calla.
El nombre quieto en su memoria.
Deseás que venga y te deje repetir su nombre
por la pura inercia del ambiente.

Y la deseás.
Es ese el peso de su nombre. Vos mismo se lo has dado.

Te absorbe.
Y la deseás.

Más allá de ella misma.
Más allá de lo que vos sos.

Esta espera es lo único que existe.

Y tu deseo.