Ir al contenido principal

Helicopteros

Las helices en la madrugada, sus ruidos en todo, sobre la voz de las madres, sobre los pasos de los niños, sobre las camas y las tardes lluviosas en que los amantes se muerden rapido los labios. Las helices triturando cuerpos, quebrando los escombros, desapareciendo las noches y los sitios donde se encuentrana los viejos amigos. Las helices alimentandonos, hiriendonos, reproducciondo un licor corrosivo para la sangre.
Las helices como religion, como dogma, como estigma en cada ventana y cada pupila.
Las helices al dominio de las puertas, de los candados, de las llaves y el ojo de la cerradura.
Las helices dentro, fuera, invisibles e inquebrantables.
Las helices sin nombre y volando sobre el siempre que pasa desde que amanecio el hombre.

:Las helices Las helicesLas helicesLas helicesLas helicesLas helicesLas helicesLas helicesLa: :helicesLas helicesLas helicesLas helicesLas helicesLas helicesLas heliceLas helicesLas: :helicesLas helicesLas helicesLas helicesLas helicesLas helicesLas helicesLas helicesLas helices:

http://www.nacion.com

Comentarios

Anónimo dijo…
Mae me recordaste a un poema de Gonzalo Rojas que se llama precisamente "Helicoptero".

-Lucho.
William Eduarte dijo…
Puta lucho, ya quisiera.
jje
Gracias por pasar a visitar

Entradas más populares de este blog

Cuartos casi vacíos

vas a comprar una cama estrecha
para quién se acueste en ella
tenga que tenerte cerca

tener solo una sábana una cobija
para que sea la noche
y sea el frío
comprar una cama estrecha
de la que no puedan
levantarse
ni escapar

hoy
vas a dormir e imaginarlo

directo en las lozas           que son lo más cercano
          que estás de la tierra

su cuerpo late en algún lugar
y lo escuchás
vas a comprar una cama estrecha
para que se acerque y sea la noche pero ya no más este inmenso e insoportable frío

La paradoja de Schrödinger

Si las corrés, las cortinas,
van a pasar 10 años; flacos, alegres, cortos. La sucesión de estaciones
llenas de lluvia, y el frío y la sequía.
Vas a ser otra persona
y con una foto diferente
en todos los documentos personales.

No te reconocerías
pensando lo mismo que ahora:

no he pagado los recibos,
tengo que adoptar un gato
y si no abro la cortina, puedo ignorar si es de mañana

tal vez
diez minutos más.

Holoceno

No hay nada
después de matar
a un animal.
De qué te sirve vos
la certeza de su cuerpo que se suspende sobre la inmortalidad;

ese tiempo
detenido
en sus peores horas.

La sangre, el vacío dentro de unos ojos,
el olor a pólvora.

No hay nada
pero temblás;

ya no te podrás salvar
nunca.