Ir al contenido principal

El Hombre que Vende al Mundo

Hoy asume el poder el hombre que vende al mundo.
Ese hombre que tiene tantas caras y tantos nombres como paises y partidos politicos existen. Ese hombre que no somos nosotros ni es el tipico lugar comun. El hombre que en el fondo de sus ojos tiene escrito:


I thought you died alone, a long long time ago

Who knows? not me
We never lost control
You're face to face
With the Man who Sold the World



The Man who Sold the World de David BOwie

Comentarios

Violeta dijo…
Causa final (destejido de Platón), qué es lo que hace que la cosa sea lo que es, digamos para bien o para mal? Hoy fui a la unica manifestación a la q he ido y surge mi pregunta sobre el hecho de manifestarse, Cuál es la causa final...yo pensaba q me estaba manifestando, pero otros también... pero mi pregunta señor Gangrena: posteó usted una "manifestación"? o solamente, como dijo en otras oporunidades, vomitó?
William Eduarte dijo…
Me gustaria entenderte mejor(hablo de la forma en que tus ideas estan delineadas en el comentario). En fin, despues de encontrarle sentido a tu gran realizacion(ir a una manifestacion) anoto:
1) La importancia de que mi post sea una manifestacion o el resultado del vomito es tanta como que me importe quien es Violeta, o quien es Andres Verdana.

2) La Gangrena, es el diario de la pudricion, y creo que una de las expresiones mas cercanas a la descomposicion humana es el vomito, asi que saca provecho de eso.

3) En el momento en que uno se da cuenta de que todo es un mero acto individualista(en principios) ya deja de ver las marchas, los poemas, la biologia, la comunicacion, los blogs como un medio para alcanzar o lograr algo; se pasa a este lado, a la orilla desde donde se ven los autos y se arroja uno al transito con la esperanza de eso, que ya no exista ninguna.

Abrazos, besos, sangre:
viole dijo…
jaja! su respuesta reponde perfectamente mi pregunta, es todo cuestión de terminos; así son las lenguas y de otras formas, en ningún momento pensé que su post buscara algo mas q ser eso, nisiquiera ser algo, no es mi concepto de manifestación tampoco... Ahora bien quiero hacer dos correcciones a mi post: con perdón de los muertos, me referí a Aristóteles no a Platón, y con perdón de los vivos me referí a William no a Andrés...
lo quiero mucho.
EricJ dijo…
¡viva la política!
William Eduarte dijo…
Estimada Violenta, digo, Violeta:

Primero disculpas, te confundi con otra Biolenta, jeje.
Segundo: el cariño es bien recibido y reciproco.
Tercero: Lamento decirte que tanto te refieras al William o el Andres, son las misma moneda de dos caras.
Un abrazo
Violeta dijo…
disculpa recibida, pero la comparación eso si no lo disculpo, la V está vien puesta, y lo de violenta me gusta, por ahí anda el vio, no por donde creia...
visiteme cuando guste...
...[lms] dijo…
v de vendetta!
ya q hablamos de política...
William Eduarte dijo…
No no no.

V de Verdana, carajo¡¡¡

Celebremos el post con mas comentarios en lo que llevo de bloggero con unas birras,
¿suena?
Anónimo dijo…
No te preocupés por las comparaciones violeta... que de todas formas llevo la v en el mismo lugar que todas lo llevamos...

Att
Necesito presentación?
William Eduarte dijo…
Pues si, el anonimato es signo de cobardia. ¿No es la cobardia algo humano? Si, de acuerdo, pero como soy el mandamas del Blog, no acepto anonimos.
Sefini.
Anónimo dijo…
jajaja
y qué? acaso mi anonimato no es igual a tu alterego andresito? Si aunque diga "el usuario anónimo" los dos (... y cualquier persona con un poquito de creatividad...) sabemos cual es el nombre
Cobardía... jaja... no me queda dignidad delante tuyo como para defenderme de esa acusación
William Eduarte dijo…
Primero: Mi alterego no es un signo de cobardia, es signo de muchas otras cosas mas significantes e interesantes.
Igual tambien aca, y en todos lados(sin problema alguna) se sabe que Andres Verdana es la otra cara de la moneda de William Eduarte, y tanto el uno con el otro existen en este universo en estado de descomposicion.
Tu dignidad es cosa de vos, igual que el defenderte de lo que mis manos quieran teclear sobre esta pantalla.
Besos ricura...

Entradas más populares de este blog

Golden record

nuestra existencia se disipa en el cluster número doscientosytantos una supernova nos manda su afecto
más rápido que la luz

y nosotros

lanzamos un par de bombas atómicas sobre pueblos llenos de civiles 500 metros sobre una cancha de tenis, a medio camino entre un arsenal y una fábrica de acero

necesarias como el plástico residual en los estómagos de las ballenas
o la epidemia de sífilis provocada a esas mujeres guatemaltecas
debimos dejar precisos los monumentos de esta estupidez
la extinción diaria de 150 tipos de animales las emisiones contaminantes de los volkswagens los pastores y los que pagan su diezmo a cambio de sus promesas los pedófilos que durante décadas ocultó la iglesia católica apostólica y romana
porque los discos dorados en el voyager 1 sus 56 saludos en distintos idiomas y toda nuestra música son de un tipo de ficción que esta especie extinta no se merece

Fobos

Tal vez te acostumbraste a vivir
cerca de los aeropuertos,
dentro de su incertidumbre horaria
y el rango de contagio a ciertas enfermedades
que no saben nada del control de aduanas.
Te hiciste por dentro con el murmullo de las turbinas,
y ese motor lo has confundido siempre
con el dolor, malsano,
que además se ha hecho uno
con las cardiopatías que te inventás
al dormir con frío y sin compañía.
Tal vez te acostumbraste a la vibración
en los cristales de esta casa.
A mirar con desconfianza a los turistas
que te piden direcciones en un idioma extraño.
A no ser vos la persona en la sala de espera,
que pasa las hojas de su pasaporte para deletrear
cada país que ha visitado en los últimos 6 años.
Tal vez ahora cerrás los ojos y escuchás una explosión propagarse por la troposfera. Te sorprendés, inmóvil, sin intentar despegar
tus parpados. Atento a ese raro silencio. En las paredes, los muebles, los vasos de agua. Es un tipo de calma que nunca había
existido en tu vida.

Algo se rompe …

El nacimiento de una isla

Tus pasos te llevan.
Ha pasado la peor parte del día; el calor ha bajado
y ya no sentís esa presión
en la parte del cráneo.

Al lado el mar, tu sombra,
miles de pedazos de plástico enterrados en la arena.

Se forma el horizonte a tus pies; las huellas en el agua turban el reflejo del cielo. 
Te detenés esperando
que se vuelven a concretar sus nubes,
un pájaro, dos o tres montañas oscuras.
La marea sube
hasta que el pájaro
hace un nido en tu cabeza.

Sos la isla       y     nada   importa.